Parten nuevamente excavaciones en Cementerio de Copiapó en busca de restos de detenidos desaparecidos

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

El Equipo chileno de Antropología Forense y Derechos Humanos, ECHAF, con el apoyo de la Municipalidad de Copiapó y la Universidad de Atacama, UDA, iniciará un trabajo de excavación en el Patio 16 del Cementerio de Copiapó.

 

Después de un año de que se realizara la primera excavación en el Cementerio Municipal de Copiapó (octubre del 2020) -en esa oportunidad monitoreo en el Patio 19- para investigar si se daba con el paradero de los restos de las tres personas detenidas y ejecutadas por la Caravana de la Muerte el año 1973 del Salvador, los señores Benito Tapia Tapia, Maguindo Castillo Andrade y Ricardo García Posada, que forman parte de los 16 detenidos y ejecutados en la ciudad de Copiapó, 13 de los cuales ya fueron encontrados, ECHAF parte con una segunda campaña.

El alcalde de Copiapó, Marcos López, quien se define como un hombre de origen humilde y con una familia de izquierda, dice que el apoyo que le ha dado a esta segunda campaña “es el querer terminar una tarea iniciada el año pasado y ojalá encontrar los cuerpos de estos tres detenidos desaparecidos de forma de poder cerrar un ciclo en esta región y uno muy importante para las familias”.

“En esta comuna siempre ha existido un alto interés en estos temas, durante los ’80 concurríamos religiosamente cada año a rendir homenaje a los fusilados, como se les llamaba en esos años, al Cementerio de Copiapó. Cuando se encontraron los cuerpos de los otros desaparecidos y fueron exhumados hubo una gran consternación en nuestra ciudad, fue difícil. Posteriormente se hizo un memorial para rendirles homenaje, el que estuvo encabezado por el Obispo don Fernando Ariztía, donde se generaron señales de unidad y reconciliación”.

Destaca por último que también apoya esta campaña, para dar una señal a las Municipalidades “donde hay indicios, sospechas o datos de que aún hay cuerpos que no se han buscado, que es importante hacer el esfuerzo. Bien vale la pena hacerlo, hay que cerrar para seguir avanzando”.

 

“Se trabajará con protocolos del más alto estándar cientítico”

La antropóloga forense Daniela Leiva F., presidenta de ECHAF, señala que los desafíos en esta oportunidad son “realizar un trabajo masivo de descarte que nos permita dar con el nivel en el subsuelo en que pensamos podría encontrarse la fosa común, lugar posible para dar con los restos de quienes estamos buscando. Estos trabajos se llevarán a cabo mediante el uso de protocolos del más alto estándar científico, protegiendo los procedimientos en tanto cualquier hallazgo en contexto de inhumaciones ilegales del tiempo de la dictadura cívico-militar, pueda reabrir nuevas causas judiciales que actualmente se encuentran cerradas”.

Las nuevas excavaciones se realizarán ahora en el Patio 16, considerando que este sitio podría ampliar las posibilidades de dar con los restos de las personas señaladas según el levantamiento de la información de testimonios y se podrá llevar a cabo respetando el Decreto Alcaldicio N°11247, del 26 de junio del año 2020, de forma que se cumpla con el objetivo de no interferencia en posibles investigaciones posteriores.

Un equipo conformado por 27 voluntarios y voluntarias en las especialidades de arqueología, antropología física y forense además de sicología,  se han hecho parte de este proyecto que, en esta primera fase, contempla avanzar en la caracterización de los restos de cultura material de data histórica detectada en superficie, así como con la exhumación de un sector del Patio 16 que coincide con el área de construcción de nuevos nichos requeridos por el Municipio en el camposanto de la nortina ciudad de Copiapó. La excavación presume la posibilidad de encontrar además restos arqueológicos, razón por la cual se cuenta con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales, en función al posible componente arqueológico-histórico patrimonial asociado que pudiese aparecer durante los trabajos.

“Tenemos la esperanza de encontrar a nuestros padres”

“El significado de esta segunda campaña es la esperanza cierta de encontrar a nuestros padres y así poder cerrar un ciclo que ha sido tan doloroso por casi 50 años”, señalaron Mirta Castillo y Jessica Tapia, en representación de las familias.

Agradecieron al alcalde Marcos López, a los y las voluntarias de ECHAF y a la UDA, destacando que “sin el compromiso que todas y todos han adquirido con nuestras familias sería imposible para nosotros pensar en encontrar a nuestros padres; el aporte económico del alcalde; la experticia y profesionalismo de ECHAF y los equipos y conocimiento de la UDA han sido fundamentales “.

César Echeverría, Director de Investigación de la UDA, dice que al ser esta una Universidad estatal y pública, tiene que cumplir un rol con la comunidad para satisfacer las necesidades que les ponga por delante. “Si nuestra región necesita que nos involucremos en temas de DDHH vamos a trabajar desde una mirada técnica y científica para poder ayudar a esclarecer hechos vinculados a esta temática. Ponemos nuestra tecnología, laboratorio y capacidades instaladas para aportar en un Laboratorio de Ciencias Forenses que sería un hito para la macro zona norte, un objetivo mucho más grande y vamos a trabajar para que ello ocurra”.

Consultado sobre un convenio marco de colaboración con ECHAF y la importancia de ello “creemos que es una piedra angular para todo lo que venga después en ciencias forenses, trabajos con arqueólogos, antropólogos, con un grupo de profesionales ya que la Universidad quiere potenciar esas líneas de investigación y ser un aporte para la comunidad académica y la sociedad en general en la región”.

Agregó que “la vinculación de ECHAF con la Facultad de Medicina para el análisis de osamentas es algo muy importante dado que se generará un conocimiento técnico antropológico por parte de nuestros profesionales, se podrá transmitir esta información a la comunidad y también a nuestros alumnos y alumnas que se interesen por esta rama de la ciencia, la cual podrán explorar y aumentar así sus conocimientos”.

Respecto a la posibilidad de trabajar con osamentas, César Echeverría indicó que “es una oportunidad que nos da un plus como Facultad y nos posiciona enormemente en temas antropológicos a nivel regional. Ello contribuirá a la formación de futuros profesionales de la salud”.