Más que un hotel, cápsulas espaciales

Más que un hotel, cápsulas espaciales

Si ya son sorprendentes los hoteles cápsula de las grandes ciudades japonesas, conformados por numerosas habitaciones de tamaño extremadamente reducido y con el espacio justo para dormir sin despatarrase, sorprende más aún la última generación de estos alojamientos que no son aptos para claustrofóbicos.

Mientras que los habitáculos de plástico, fibra de vidrio y cristal de los “capsule hotels” convencionales -utilizados por quienes eligen dormir en la ciudad en vez de ir y volver a casa cada día- pueden compararse con gigantescas neveras o cajas de zapatos, los compartimentos y ambientes de los más avanzados alojamientos ultrarreducidos se asemejan a las naves espaciales de las películas de ciencia-ficción más futuristas.

Los nuevos 9 Hours o 9h (9 horas) de la ciudad de Kyoto y del aeropuerto de Narita comparten algunas características de los hoteles cápsula tradicionales, como la disposición de sus cuartos en “hileras en rejilla”, su climatización y sus zonas externas comunes destinadas a baños, duchas, taquillas para equipaje, pero su estética, funcionalidad y filosofía son diferentes.

“En efecto, el concepto de las 9 horas es único. Nuestros alojamientos tienen una filosofía y usos diferentes de los hoteles cápsulas ordinarios”, confirma a Efe, desde Tokio, Miho Endo, portavoz de Nine Hours Inc. (NHI)

A las compactísimas dimensiones físicas (alrededor de 2 metros de largo, 1 metro de alto y 1,25 metro de ancho) de cada cuarto, NHI añade una dimensión temporal inédita en este tipo de hotel: las 9 horas en las que un usuario puede completar las actividades básicas que necesita realizar durante su breve estancia.

Según el portavoz, los expertos de NHI se preguntaron sobre las características necesarias que debía tener un alojamiento destinado a un viaje de negocios o una visita turística, y llegaron a la conclusión de que, para “resetear” su cuerpo y mente y restablecerse de un día para otro, un usuario necesita cumplir tres acciones básicas: tomar una ducha, dormir y conseguir vestirse adecuadamente.

Estancia placentera

Esta compañía japonesa simplemente sustituyó estas tres tareas por el tiempo medio en el que se realizan respectivamente: 1hora + 7 horas + 1 hora, e ideó una nueva forma alojarse en un hotel de ciudad, mucho más simple y distinta a cualquier otra estancia urbana del mundo, según Endo.

De acuerdo a NHI, la tarifa de la habitación, con la ducha incluida y por una estancia de nueve horas, es de unos 4.900 yenes, (unos 42 dólares) durante todo el año.

Según NHI existen dos patrones básicos de estancia en un hotel: una permanencia larga diseñada para el disfrute o el placer, con el propósito de “relajarse y liberar la mente de estrés”; y por otro lado, una estancia corta para “visitar un lugar con un fin determinado, como por ejemplo un viaje de negocios”.

Nine Hours ha creado una nueva teoría, consistente en obtener la satisfacción y la felicidad durante “una estancia corta en un entorno urbano, disfrutando de lo esencial, sin lujo ni nada superfluo, con la máxima practicidad, simplicidad y satisfacción, y con un cuidado diseño y arquitectura interior”, según esta cadena hotelera.

El autor

OTRAS NOTICIAS DE INTERES

MAGAZINE

Noche de Brujas, Los Jaivas y Chancho en Piedra, entre los artistas que estarán en la Teletón

Tweet La Teletón ya dio a conocer qué artistas se presentarán entre este 1 y 2 de diciembre en esta nuevo desafío para reunir recursos para rehabilitación física de miles

MAGAZINE

Doctora en Matemáticas planteó que hay que tener 12 parejas antes de encontrar la ideal

Tweet Clio Creswell, doctora en Matemáticas e invitada al Congreso Futuro que se realiza en el país, ha intentado aplicar dicha ciencia para definir las relaciones entre las personas. Autora

MAGAZINE

Mon Laferte arrasa en lista Billboard y tema con Juanes suma importante logro

Tweet La cantante nacional Mon Laferte sigue cosechando éxitos en su carrera internacional a pasos agigantados, y es que la joven oriunda de la Ciudad Jardín – quien acaba de