Aprueban construcción de cuartel de Bomberos Tierra Viva- Copiapó

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

La aprobación de esta obra no estuvo exenta de polémica al interior del Consejo y fue respaldada por nueve consejeros.

El Consejo Regional de Atacama en su última sesión plenaria aprobó por nueve votos a favor y cuatro abstenciones, la suma de 686 millones de pesos para la construcción de un cuartel de bomberos a la salida norte de Copiapó.

Este proyecto se emplazará específicamente en el sector de Tierra Viva, en avenida Carmen Vilches entre los pasajes Laguna Santa Rosa y Cerro Pichincha. Un terreno que facilita la accesibilidad y desplazamiento de las unidades, señaló el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Copiapó, Mario Bordoli, durante la presentación de esta iniciativa a los consejeros regionales.

La justificación técnica que se entregó y que llevaron a tomar la decisión sobre el emplazamiento del nuevo cuartel de bomberos corresponden al desarrollo inmobiliario en los últimos años, al tipo de materialidad de viviendas existentes sobre todo de sectores más antiguos como el arenal, Borgoño, Lautaro, la disponibilidad de terreno y la consolidación del sector industrial en el acceso norte.

Tras la aprobación del proyecto con los votos de los consejeros Roberto Alegría, Sofía Cid, Yasna Del Portillo, Fernando Ghiglino, Francisco Madero, Wladimir Muñoz, Amada Quezada, Luis Ruiz y Juan Santana, el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Copiapó, Mario Bordoli agradeció a nombre de todos los habitantes de la ciudad de Copiapó, quienes en definitiva serán los favorecidos con la construcción de este cuartel, poniendo énfasis en que en este momento salir hacia el acceso norte desde el cuartel más cercano, ubicado en el centro de la ciudad, para acudir a una emergencia significa más de 15 a 20 minutos.

El proyecto contempla la ejecución de obras por un total de 550 metros cuadrados para oficinas, sala de reuniones, sala de máquinas, dormitorios colectivos, servicios higiénicos, habitación cuartelero y equipamiento. “Será un muy buen beneficio para todos los habitantes que viven en ese sector que se está ampliando considerablemente con la construcción de nuevos conjuntos habitacionales”, destacó el consejero Fernando Ghiglino. “Un cuerpo de bomberos en este sector permitirá tener una muy buena vía para acudir a los siniestros, por tanto tendrá una mejor reacción a los llamados. A mi juicio, es un presupuesto bastante importante que hemos aprobado para bomberos, quienes necesitan del apoyo y voluntad del Consejo Regional para sus financiar proyectos”.

 

Fundamentos para la abstención

Cuatro fueron los consejeros regionales que se abstuvieron por respaldar esta iniciativa donde cuyo responsable en la ejecución de las obras es la municipalidad de Copiapó, quien deberá velar porque efectivamente se construya este proyecto de un costo total de 686 millones de pesos, de los cuales 638 millones serán para obras civiles, 38 millones para equipamiento y 9 millones para consultoría.

Uno de estos consejeros fue Javier Castillo quien manifestó que la exposición que realizó bomberos fue extraordinaria y fundamentaron con datos sólidos la urgencia de este proyecto. Sin embargo, le preocupa una vez más y considera importante decir a la comunidad que no se tiene disponibilidad presupuestaria ni para éste ni para otros proyectos.

Por otro lado, el consejero Castillo dijo que el debate se centró en el municipio de Copiapó como ente ejecutor, de quien tiene fundadas razones para decir que no es el mejor ejecutor, prueba de ello es la escuela Rudecindo Peña, el liceo de Paipote, el CESFAM Pedro León Gallo, por citar algunas obras que están sin terminar. “Por ello, cuando hay tanta duda con un ejecutor de un proyecto tan importante y tan simbólico como es bomberos, tenemos que  tomar todas las medidas para que efectivamente la comunidad y bomberos tenga lo que se merece y no tener que pasar por el bochorno de ver cómo las empresas quiebran y cómo no se terminan obras tan simbólicas y tan significativas para la comunidad como éstas”. Dijo el consejero Castillo.

 

También se abstuvo en esta decisión el consejero Marcos López, porque –según dijo- ya es costumbre del intendente presionar con los actores sociales y las organizaciones involucradas, en debates de financiamiento que son polémicos. “Hoy tenemos una cartera aprobada de 123 mil millones de pesos y un convenio de programación con salud por otros 50 mil millones de pesos, lo que equivale a cuatro años de presupuesto del FNDR. Para eso –en mi caso- no estoy disponible, porque sería avalar promesas de obras que técnicamente no se podrán materializar antes del año 2018. No se puede recorrer la región ofreciendo inversiones sin respaldo financiero. A mi juicio, eso es engañar a la gente”.

El consejero López emplazó al intendente para que precise en qué fecha se construirá el nuevo cuartel de bomberos, el cual espera que se construya el próximo año y así lo exigirá, así como también del resto de los proyectos de esta nueva cartera de 22 mil millones de pesos.

Finalmente fundamentó su abstención el consejero Rodrigo Rojas, quien aclaró que él voto de abstención no es un rechazo a éste ni a otros proyectos que van en beneficio de la comunidad, por el contrario sabe la labor sentida que tiene bomberos. “Por tanto, compartiendo plenamente en torno a lo que es el ente ejecutor (municipio de Copiapó), es de esperar que no tengan que rencontrarse en un año más, porque están pidiendo suplemento, porque no supieron hacer la pega, porque no estuvieron los antecedentes correspondientes, o porque algo falló en el camino que hizo que se transformara en un CESFAM o en un liceo de Paipote. Por eso la abstención, porque es algo que nosotros no queremos y por eso el cuidado, que no tan solo nosotros como Consejo debemos tener, sino también bomberos como representantes de la ciudadanía deben tener”. Enfatizó el consejero Rojas.