Asesinato de fiscal es un complot: Presidenta

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Mientras avanzan las investigaciones para determinar la causa real de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman para resolver el misterio y tranquilizar a un país indignado, la presidenta Cristina Fernández avivó la polémica al asegurar que el fiscal que la había acusado de encubrimiento “no se suicidó”, sino que fue asesinado.

La mandataria sorprendió tras cambiar su posición respecto a un caso de suicidio, expresada públicamente, al manifestar en una carta publicada en redes sociales que el “complot” contra su Gobierno incluyó el asesinato del fiscal que la acusó de encubrir a terroristas iraníes.

“Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la presidenta, a su canciller y al secretario general de La Cámpora de ser encubridores, de iraníes acusados del carrobomba contra la Amia (Asociación Mutual Israelita Argentina), aseguró Fernández.

La mandataria agregó que “lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible”. Como si esta declaración extrajudicial de la presidenta argentina fuera poco, la investigación avanza en medio de contradicciones por diferentes declaraciones sobre las circunstancias en las que murió Nisman.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Marcos Novaro, docente de Historia Política de la Universidad de Buenos Aires, consideró que las palabras de la mandataria no son saludables para el país.

“Está generando mucha confusión. Lo único que transciende de este caso es un pantano de especulación y lo que dice la presidenta es irresponsable de su parte, porque abona a este clima de miedo que hay en el país”, afirmó.

Hay versiones encontradas de autoridades y testigos sobre si la puerta de entrada a la vivienda estaba cerrada con seguro y por qué, si el fiscal estaba amenazado, no tenía escoltas en el edificio que habitaba en Buenos Aires.

Nisman, de 51 años, fue hallado muerto el domingo en la noche en su apartamento del lujoso barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires, horas antes de comparecer ante una comisión del Congreso, con el fin de ofrecer más detalles sobre la denuncia de encubrimiento de terroristas, que involucra a la mandataria, al canciller Héctor Timerman y otros allegados al Gobierno.