Congreso de E.U. inicia su labor en contravía a Obama

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

El nuevo Legislativo estadounidense entró en funciones el 3 de enero, bajo control de los republicanos y entre fuertes interrogantes de lo que será 2015, con los desencuentros que podría tener ante la administración Obama en temas como migración, salud, Cuba, entre otros.

Y fue en el primer aspecto que el Congreso ya mostró sus dientes al presidente. No han pasado dos semanas de labores, cuando ya la Cámara de Representantes aprobó ayer un proyecto de ley que prevé echar atrás las reformas por decreto que Obama firmó para evitar la deportación de 5 millones de inmigrantes.

El ente adjuntó, con 237 votos a favor y 190 en contra, esta enmienda a su proyecto para dar presupuesto al Departamento de Seguridad Nacional, que debe ejecutar los decretos de Obama.

Asimismo, el Legislativo aprobó otra reforma para eliminar los fondos a Acción Diferida (Daca), decisión ejecutiva del presidente para evitar que cientos de miles de niños inmigrantes que se establecieron en E.U. sean deportados.

“Los republicanos no hemos tenido otra opción” aseguró el líder de esa bancada y presidente de la Cámara, John Boehner, dado que, según dijo, Obama se extralimitó en su poder con estos decretos.

Un 2015 de discordia

Tal como el asunto migratorio y de presupuesto, el Legislativo también llevará al estancamiento la discusión de temas como la reforma a la salud y el gradual desembargo a Cuba, piedra angular de las políticas de Obama este año que inicia.

Consultado por El Colombiano, Patricio Navia, politólogo y docente de la Universidad de Nueva York (NYU), ve un panorama complejo en la política estadounidense cuando se trata del avance de estas cuestiones en 2015.

“Los republicanos en el Congreso van a intentar revertir algunas de las políticas de Obama: La reforma migratoria y la de la salud, el presupuesto del Estado y los impuestos. Eso va a generar bastante tensión con el presidente, que tiene la potestad de vetar los proyectos que le mande el Legislativo”, explicó.

“Por otra parte, el Congreso no tiene mayoría suficiente para anular ese veto. Por lo que la situación va a continuar igual que ahora, no hay acuerdos entre ambos para aprobar estas leyes”, agregó.

Respecto a uno de los temas que más ha marcado el último tiempo, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba y el inicio del camino para el desembargo, Navia ve mayores posibilidades de éxito para Obama, aunque no completas.

“Las relaciones con el gobierno cubano tendrán repercusiones en 2015. El presidente puede hacer bastantes cosas en ese sentido sin preguntarle al Congreso, pero no podrá por ejemplo poner un embajador en Cuba porque el Legislativo no lo permitirá”, afirmó.

La última carta que se juega Obama para obtener apoyos en el Legislativo es la seguridad. Precisamente el martes está fue la situación, tras una reunión entre el mandatario y los líderes del Congreso. Según informó la Casa Blanca, la idea es obtener un acuerdo para combatir con plena autorización al Estado Islámico.

“Normalmente hay consenso sobre el presupuesto de defensa e intereses nacionales de E.U, que comparten republicanos y demócratas. Es claro que este es un punto en común”, concluyó Navia.