Congreso despachó ley CATI que permite automatizar la fiscalización a la velocidad e infracciones de tránsito

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

En último trámite, la Cámara de Diputadas y Diputados respaldó los cambios efectuados por el Senado y despachó la ley «CATI», sigla de Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones, que fortalecerá la fiscalización de la velocidad de los vehículos.

La norma, una vez entre en vigor, permitirá la instalación de fotorradares en vías públicas y concesionadas. Los lugares donde se ubiquen los dispositivos deberán estar señalizados y, de todas formas, se deberán garantizar derechos como la protección de la vida privada, los datos personales y la inviolabilidad del hogar.

La ley mandata a la Subsecretaría de Transportes a comunicar directamente al propietario de un automóvil las siguientes contravenciones:

  • Exceder la velocidad máxima permitida.
  • Transitar en un área urbana con restricción por razones de contaminación ambiental.
  • Infracción a las normas de transporte terrestre susceptibles de ser captadas mediante estos dispositivos.
  • No respetar la luz roja.

De esta repartición dependerá la nueva División de Fiscalización del Transporte y Tratamiento Automatizado de Infracciones de Tránsito, cuyas funciones serán:

  • Gestionar el sistema informático y administrativo que permitirá la gestión electrónica de tratamiento de infracciones y de los pagos respectivos.
  • Mantener la operación y desarrollo del equipamiento, sistemas y aplicaciones necesarios para el procesamiento automatizado de las infracciones de tránsito que sean susceptibles de ser captadas mediante equipos de registro automáticos.
  • Cursar y tramitar las infracciones a los propietarios de los vehículos que sean detectados contraviniendo las disposiciones de la presente ley por la red de dispositivos de tratamiento de infracciones.
  • Definir, organizar y publicar las zonas de control mediante la red de dispositivos.
  • Coordinar con diversos organismos los lugares y la instalación del equipo para la fiscalización automatizada.

Las infracciones cometidas se comunicarán en forma física o digital. Los conductores podrán entregar su correo electrónico para que le llegue la información. También podrán consultar el registro. El sistema deberá evitar el acceso masivo de estos datos.