Iberia lo dio vuelta y saca ventaja en Copa Chile ante Colo Colo

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Colo Colo se durmió. Ganaba por 0-2 y en 26 minutos Iberia tuvo una reacción de antología para revertir el marcador, derrotar al Cacique y dar el primer golpe en la ida de una de las llaves por los octavos de final de la Copa Chile.

Al Cacique le faltaron sus insignes. Se notó la ausencia de Valdiva, Valdés y Paredes. No fue, ni de cerca, una presentación similar a la de hace tres días ante la U. Y eso envalentonó al dueño de casa.

Porque el elenco de Los Ángeles, que la noche del miércoles hizo de local en el Ester Roa de Concepción, jugó con soltura. Sabiendo que los albos eran el elenco que cargaba con la responsabilidad de quedarse con la llave.

Los azulgranas salieron a jugar con un libreto bien aprendido. Sin muchos lujos, pero hilvanando bien las jugadas. Así, de hecho, llegó con riesgo a la portería de Agustín Orión, uno de los titulares que se repitió el plato. Gutiérrez tuvo la más clara con un remate en el horizontal.

El segundo tiempo comenzó con el mismo libreto. Un Colo Colo apostando más a las individualidades que a otra cosa. Y cuando mejor jugaba Iberia, Asken le cometió un penal al joven Villanueva (antes no se había cobrado una grosera agarrada de camiseta dentro del área en favor de los locales). Fierro, uno que hace largo rato estaba alejado del protagonismo en los de Macul, transformó la pena máxima en gol. Lo gritó con el alma. Fue el desahogo de un ídolo blanco que no la ha pasado bien.

De ahí para adelante el elenco popular se soltó. El gol le dolió mucho a Iberia, que había hecho el desgaste. Y Asken, para cerrar minutos de terror, cometió un grosero error en la salida que aprovechó Maturana para poner el 0-2 a los 58′.

Los de Luis Landeros, eso sí, no bajaron los brazos. Y se encontraron rápidamente con un descuento que los metió de nuevo en el partido. Opazo lo consiguió tras un rebote que dio Orión luego de un potente tiro libre de Pardo. De ahí para adelante un nuevo compromiso. Uno de lucha pareja.

Y de ahí, todos los méritos para el técnico iberiano, que le acertó con los cambios. Porque ni siquiera en el mejor de sus sueños Iberia se hubiera imaginado que a los 84′ (reclamo de Colo Colo en el inicio de la jugada) y 86′ (error grosero en la salida alba) daría vuelta el marcador para imponerse en casa y jugar con altas expectativas la revancha el próximo domingo en el Monumental.