Gobierno concreta cambio de intendentes y remueve a dos socialistas y tres PPD

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

inten

Con una demora de casi dos meses respecto de la fecha que había sido comunicada inicialmente a los partidos del oficialismo, el gobierno concretó ayer el cambio de intendentes. Con esto, el proceso de ajustes, que se inició en mayo con el cambio de gabinete, estaría casi terminado.

El Ejecutivo optó por remover a cinco autoridades regionales: Mitchell Cartes (Tarapacá, PS); Hanne Utreras (Coquimbo, PPD); Morín Contreras (O’Higgins, PS); Nofal Abud Maeztu (Los Lagos, PPD) y Ximena Órdenes (Aysén, PPD). Y sus reemplazantes, respectivamente, serán Claudia Rojas (independiente, cercana al PS); Claudio Ibáñez (PPD); Juan Ramón Godoy (PS); Nelson Bustos Arancibia (PPD); y Jorge Calderón (PR).

De esta manera -y replicando lo ocurrido en el ajuste ministerial de mayo, en el que el PPD perdió Interior y el PS debió dejar la cartera Hacienda-, ambos partidos protagonizaron el reajuste de ayer.

En el oficialismo algunos destacaron la salida de Ximena Órdenes, quien es parte de la denominada G90. La agrupación contaba con una fuerte presencia en varias reparticiones del gobierno durante el primer año, pero actualmente atraviesapor un momento complejo a raíz de la vinculación de algunos de sus integrantes -entre ellos su máximo exponente, el ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo- con el caso SQM.

Desde que Peñailillo fue removido de la jefatura de gabinete, varios integrantes de la G90 han sido desvinculados o han sufrido moficiaciones en sus funciones en el gobierno.

Respecto a la salida de Hanne Utreras (PPD), su gestión había sido largamente criticada por las autoridades parlamentarias de la IV Región.

Incluso, la senadora PPD por esa zona, Adriana Muñoz, lanzó duros cuestionamientos públicos a la ahora ex intendenta. La salida de Nofal Abud Maeztu también estaría relacionada con problemas de gestión.

En el caso del PS Mitchell Cartes, fue criticado incluso desde antes de asumir el cargo por tener dos sumarios administrativos en su contra. Por lo mismo, durante un tiempo incluso estuvo en duda su ratificación. Hace poco, el entonces intendente fue enfrentado por un grupo de manifestantes, a raíz de una polémica en que estuvo involucrado hace algunos meses.

El altercado se originó por el denominado caso “Iquiqueleaks”, que consistió en la filtración del chat privado de un grupo de Whatsapp llamado “PS reloaded”, en el que un grupo de autoridades socialistas, incluidos Cartes y el senador Fulvio Rossi, supuestamente criticaban a algunas autoridades regionales.

En el caso de Morín Contreras, su nombre fue vinculado al caso Caval. De hecho, fue citada en dos ocasiones a la comisión investigadora de la Cámara, aunque finalmente no asistió.

Una de las versiones que surgieron en el proceso apuntan a que Contreras, ya siendo intendenta, tenía conocimiento de las gestiones que se llevaban a cabo en la llamada “operación Machalí”, en la que se vio involucrado el hijo de la Presidenta, Sebastián Dávalos.

En el PS habría incomodidad, además, porque el nuevo jefe regional de O’Higgins sería cercano a Camilo Escalona, y no a la presidenta del partido, Isabel Allende.

En tanto, en la DC festejaron que ninguno de sus intendentes haya sido removido del cargo. Quienes abandonaron las jefaturas regionales fueron notificados recién ayer desde el gobierno, al igual que los partidos involucrados.

La Tercera