Inauguran el nuevo puente de Génova, a dos años de la tragedia

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

43 personas murieron tras el colapso del puente Morandi el 14 de agosto de 2018 en Génova, Italia. Este lunes se inaugura la nueva estructura, en medio de críticas por los pocos avances del caso en materia judicial y el rezago de otras obras en el país.

Será un “símbolo de la nueva Italia que se levanta de nuevo”, auguró el primer ministro Giuseppe Conte, quien se espera que asista a la inauguración del nuevo viaducto Génova – San Giorgio este lunes 3 de agosto.

El puente quedará abierto al público más tarde esta semana, dos años después de que la antigua estructura colapsara cobrando la vida de 43 personas, cuatro niños entre ellas, en la que fue catalogada como una de las peores catástrofes civiles de las últimas décadas en Italia.

A la ceremonia de inauguración del nuevo ‘Puente Génova San Giorgio’ asistirán las principales autoridades italianas, pero no los familiares de las víctimas, con quienes se reunirá el mandatario en privado antes del evento. Y es que la celeridad de la reconstrucción contrasta con el complicado proceso de la investigación, todavía en curso y con responsabilidades por definir.

El puente de Génova y los señalamientos sobre la empresa Atlantia

El puente que se vino abajo estaba bajo la administración de la concesionaria privada Autostrade per l’Italia, parte del grupo Atlantia, controlado por la poderosa familia Benetton. Los investigadores señalan a la empresa de mala administración y falta de mantenimiento a la estructura. Luego de la catástrofe, la fiscalía italiana abrió investigaciones en contra de las directivas y altos cargos de Autostrade, así como a varios funcionarios del Ministerio de Transporte.

Para Marco Bucci, alcalde de Génova y comisionado designado por el gobierno para la reconstrucción, este caso es un ejemplo tanto de las fallas históricas en materia de infraestructura, como de lo que se puede alcanzar con trabajo duro. “Hay un sentimiento tanto de arrepentimiento por lo que pasó y orgullo por el trabajo que se ha hecho”, dijo Bucci a Reuters, “hemos trabajado y hemos mostrado la excelencia italiana”.

Roberto Carpaneto, consejero delegado de RINA, la compañía encargada de gestionar tanto la demolición del viejo puente como la reconstrucción del nuevo, es un genovés que ha seguido cada el día a día de estas obras. «Se cierran las heridas pero quedan cicatrices y nadie se va a olvidar de lo que ha sucedido. Para todos los ingenieros y trabajadores que han contribuido a esta obra -y han sido 1.150 personas- este no ha sido un proyecto normal», dijo a

 

EFE .