Israel realiza incursión en Líbano y crece hostilidad

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

En medio de amenazas de parte y parte, las tensiones entre judíos y musulmanes suben tanto en las fronteras como en la misma Jerusalén.

La enemistad entre Israel y el Líbano no es nueva, remonta a décadas más allá de la denominada Operación Paz para Galilea (1982), que dejó 28.839 muertos, y la Operación Litani (1978) con más de 1.500. Pero la hostilidad sigue vigente y prueba de esto fue lo que ocurrió ayer. Una incursión israelí en territorio libanés, concretamente en la localidad de Shahel (sureste).

El Ejército libanés informó, en comunicado, que una patrulla de Israel se adentró más de 150 metros en dicho territorio, cercano a las disputadas granjas de Shebaa, y sostuvieron combates con una unidad india de las fuerzas de paz de la ONU. La patrulla tuvo apoyo de aviones militares israelíes.

Lejos parecían los años de la Guerra Israel-Hezbolah de 2006, que significó para el Estado judío tal vez su primer fracaso a nivel militar (119 muertos israelíes, sin cumplir sus objetivos en el sur libanés). Ante los hechos de ayer, Hassan Nasrallah, líder del grupo radical chií, dijo que están «completamente preparados para defender al país», en caso de enfrentamiento.

¿Habrá otro conflicto?
Pero por primera vez en años, Israel no apuntaba a los chiíes. Las incursiones se deben a una creciente amenaza del extremismo suní en la zona. El jefe de la Seguridad Nacional del Líbano, general Abbas Ibrahim, aseguró que Israel y los takfiríes (radicales sunitas) constituyen una amenaza igual para el Líbano, al que, según él, quieren llevar a una guerra civil. «Los peligros del terrorismo takfirí y del sionismo son iguales y cada uno refuerza la posición del otro. La relación abierta y de cómplice entre ellos ya no es un secreto para nadie», dijo a una revista local.
El hecho se produce días después de iniciadas las tensiones religiosas en Jerusalén, que ya dejaron varios muertos y decenas de heridos, a tres meses del final de la intervención israelí en Gaza. ¿Qué tan probable es que las actuales tensiones en la región deriven en otra trágica batalla? En diálogo con El Colombiano, Hasan Turk, internacionalista y docente, opinó que esa posibilidad es aún lejana.

«Las causas de esta intrusión es que Israel no se preocupa tanto por la coyuntura mundial, sino que responde a decisiones internas. Atacar a otro país trae efectos negativos, pero para dicha nación prima la necesidad de dar respuestas contundentes a amenazas para su seguridad. En este caso es una creciente presencia del extremismo suní cerca de fronteras», explicó.

Como prueba de esto, solo ayer el ministro de Transporte israelí Yisrael Katz, publicó en su página en Facebook una airada advertencia ante un escenario de guerra con Líbano. «Si esto se materializa, ¡vamos a arrasar el Líbano! Vamos a devolverlo a la Edad de Piedra y enterrar a Nasrallah bajo la tierra», aseveró.

No obstante la alevosía de los discursos de lado y lado, Turk ve lejana otra invasión similar a la de mitad de año en Gaza. «No sería práctico para Israel otra invasión. Su imagen ya está suficientemente deteriorada. Iniciar otra intervención, ya en Líbano, terminaría con todo su crédito ante la comunidad internacional».

Para Turk, en cambio, lo preocupante son «los acontecimientos violentos en Jerusalén, un lugar sagrado para tres religiones. Y el hecho de que la paz se vea lejos con cada vez más asentamientos israelíes en Cisjordania».

Fuente: elcolombino.com