Cigarrillos electrónicos: ¿Ayudan a dejar el hábito o fomentan una nueva adicción?

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Es una pieza portátil de tecnología que aparentemente proporciona acceso ilimitado a una droga que más de 1.000 millones de personas de todo el mundo ansían: la nicotina. Esas ansias vienen a causa de fumar tabaco, pero están siendo suplidas cada vez más por los cigarrillos electrónicos y la tendencia de «vapear» en lugar de fumar.

El gancho comercial es la imagen limpia que los cigarrillos electrónicos ofrecen al eliminar la exposición simultánea al alquitrán y a las miles de sustancias químicas que están presentes en el humo del tabaco de los cigarrillos normales; así, se elimina la causa de las enfermedades pulmonares, al igual que otras condiciones vinculadas al tabaco.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El tabaco mata casi a 6 millones de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y un creciente número de personas ahora «vapean» en lugar de fumar, lo que ha generado una industria con un valor de 2.700 millones de dólares alrededor del mundo.

Desde que fueron introducidos en 2006, los cigarrillos electrónicos se han convertido en algo común entre los fumadores que están tratando de dejar el hábito.Según un estudio, un tercio de los fumadores que están tratando de dejar de fumar en el Reino Unido están recurriendo a los cigarrillos electrónicos para ayudarlos en el proceso. Sin embargo, algunos críticos argumentan que estos sistemas electrónicos de administración de nicotina (ENDS, por sus siglas en inglés) están alimentando una nueva adicción a la nicotina, en particular entre las personas jóvenes que experimentan con ellos.

Atracción para los adolescentes

«Mientras que los ENDS pueden tener el potencial de beneficiar a los fumadores adultos establecidos… no deberían ser utilizados en personas jóvenes y en adultos que no sean usuarios del tabaco debido a los efectos perjudiciales de la nicotina y otras exposiciones de riesgo», dice Tim McAfee, director de la Oficina de Salud y Tabaquismo de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. La exposición a la nicotina puede afectar el desarrollo cerebral de un adolescente».

Estudios llevados a cabo por los CDC por medio de sus Encuestas nacionales de tabaquismo en jóvenes y adultos encontraron que había una mayor experimentación por parte de los jóvenes que probaban los cigarrillos electrónicos, pero no los cigarrillos convencionales. Los artilugios y sabores vinculados con los dispositivos se sugieren como una razón detrás de esto, y se teme que ellos funcionen como una puerta de entrada hacia fumar tabaco de verdad.