El turismo está feliz con la vuelta del Festival del Huaso de Olmue, pero preocupado por la escasez de agua

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Durante los días de certamen «la población se duplica y el consumo también», pero actualmente no hay suministro continuo, alertan desde la industria.

 

La noticia de la licitación de la transmisión del Festival del Huaso de Olmué generó altas expectativas en el gremio del turismo, aunque se planteó un nuevo desafío: afrontar la llegada de visitantes sin suministro continuo de agua, dada la grave sequía en la zona.

Con el retorno del certamen «el pueblo está de fiesta; así siempre lo describo, porque se siente en la calle… Hay una energía distinta y es absolutamente beneficioso», comentó Luigina Pruzzo, presidenta de la Cámara de Turismo de Olmué.

«Nos alegra bastante esto, porque estuvo dos años sin realizarse. El año pasado no hubo oferentes y eso generó un verano distinto», cuenta la dirigente gremial.

«Acá la estacionalidad es bastante marcada. En el caso de Olmué (el verano) es la época fuerte, que nos hace mantenernos durante el invierno. Una cosa es el Festival y otra es cómo se vive en el pueblo. No es solo en la noche, tú en el día paseas por la calle y escuchas lo que pasa en El Patagual, las bandas ensayan, algunos programas se trasladan para acá y se genera una energía bastante positiva», describe Pruzzo.

A CAPACIDAD MÁXIMA

El Festival hace que enero sea la época más visitada: «Olmué recibe alrededor de 30 mil turistas por esos días, un número bastante importante, porque principalmente utilizan establecimientos turísticos que para esa fecha están a capacidad máxima».

La vocera del turismo local explica que Olmué es «de larga estadía», por lo que la noticia de retomar el certamen «da un impulso económico, anímico».

Sin embargo, agrega, «nos preocupa bastante el tema de la sequía: estamos con una grave crisis hídrica y esta llegada de turistas por un lado es muy positiva, porque el turismo es la principal actividad de la comuna, pero también tenemos el desafío de reforzar las campañas del uso eficiente del agua«.

Hay que planificar «cómo vamos a enfrentar un verano con el Festival del Huaso con ese número de turistas y con esta crisis, que estamos en el punto más crítico», advierte Luigina Pruzzo.

«NO HAY AGUA TODOS LOS DÍAS»

Durante los días del certamen «la población se duplica; entonces, el consumo de agua potable, y en general, también de pozo, se duplica también».

Éste «es un desafío que estamos enfrentando hace meses, pues en el caso de los establecimientos turísticos, muchos han tenido que modificar sus sistemas, han tenido que invertir en plantas de tratamientos de agua, en estanques, comprar agua y ya no abastecerse por pozos propios, o (recurrir al) agua potable rural, que también escasea», relata la vocera del turismo.

«No hay agua todos los días tampoco a través de las cooperativas. El agua la están dando día por medio o una vez a la semana, entonces es un tema bastante crítico que se transforma en un desafío de cómo vamos a enfrentar y seguir desarrollando el turismo de manera sustentable con esta emergencia de la crisis hídrica», sentenció.