¿Por qué las baterías duran tan poco?

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Gracias a una pila experimental de hidrógeno, británicos lograron que un iPhone 6 funcionara una semana sin recarga. El avance permitiría solucionar uno de los grandes problemas de los teléfonos inteligentes, que para optimizar espacio, han achicado las baterías.

La duración de las baterías de los smartphones, así como el de todos los dispositivos móviles, es un dolor de cabeza para los ingenieros de las empresas que los desarrollan, que necesitan maximizar la experiencia de los usuarios a quienes ofrecen cada vez pantallas con más pulgadas y aplicaciones. ¿De qué sirve tener acceso a televisión o Netflix desde un teléfono inteligente si las baterías no alcanzan a durar un día?

Quizás la solución a este dilema venga de la mano de la firma británica Intelligent Energy, que consiguió que un iPhone 6  funcionara por toda una semana  gracias a un sistema de hidrógeno, que se le añadió a la batería original de iones de litio. La pila es  hasta ahora un prototipo, y podría recién estar disponible en los próximos dos años. La información publicada por The Telegraph, señala que se desconoce si Apple es parte de estas pruebas porque declinó referirse al tema, aunque ya en 2011 se supo que que esta firma quería experimentar con  hidrógeno y oxígeno, para sacar aparatos que lo utilizarán en 2013, lo que nunca sucedió.

Optimizar espacio

Pero mientras el prototipo se transforma en realidad, qué pasa con las baterías de los smartphones hoy ¿por qué duran tan poco?

Christian Oberli, académico de Ingeniería Eléctrica de la U. Católica, dice que depende de lo que se entienda por poco. “Por ejemplo, a mí me dura el día y llegó con 60% de carga a la casa, pero sé que hay que hay mucha gente que no le alcanza”. Agrega que la gente no percibe los  avances en esta materia los últimos años. “La gente esperaría que si  hace 10 años la pila me duraba un día, ahora debería durar  diez días o una semana. Pero lo que ha ocurrido es que el avance se ha utilizado para achicar el tamaño de la batería, reduciendo el volumen y peso, a cuesta de seguir ofreciendo un día de carga y no diez”, explica.

Para el académico este avance es el que ha permitido soportar toda la avalancha de aplicaciones que  traen los smartphones, cuyo rendimiento se podría optimizar más  si las personas los supieran configurar adecuadamente.

“La gente no configura bien su teléfono para evitar que operen  en modo background,  por ejemplo, las notificaciones que consumen mucha energía porque uno de los grandes aspectos de consumo energético de los smartphones modernos son las comunicaciones”, agrega Oberli.

Esto significa que si están todas las notificaciones encendidas, Facebook, WhatsApp, correo y Twitter por señalar algunas, el teléfono está continuamente comunicándose y entregando datos.

Guillermo Bustamante, coordinador de la Escuela de Comunicación Digital y Multimedia de la U. del Pacífico, coincide con esta visión. Señala que “el uso de la batería de los celulares está directamente relacionada con la cantidad de aplicaciones que tenemos abiertas. Si no se cierran bien, si se dejan abiertas, aunque no se estén ocupando, se gasta porque la mayoría de las aplicaciones corren en segundo plano”.