El cambio climático obliga a España a adelantar la vendimia

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

España, una potencia vitivinícola mundial, comenzó ya la vendimia, entre 10 y 15 días antes de lo habitual, lo que confirma la tendencia de los últimos años de adelantar la recolección de septiembre, el mes tradicional, a agosto debido al cambio climático.

En esta ocasión, una sequía prolongada y un verano extremadamente caluroso, con temperaturas del entorno de los 40 grados, a veces más, han influido para que bodegas y cooperativas empiecen antes.

Tanto es así que «la excepción es ya empezar en septiembre», reconoce el presidente del consejo sectorial vitivinícola de Cooperativas Agroalimentarias, Fernando Ezquerro.

Aunque este adelanto se ha dado en las variedades del fruto que maduran antes, puede ampliarse en los próximos días a todo tipo de uva.

¿La causa principal? Las altas temperaturas aceleran la maduración, un fenómeno que comienza a ser cada vez más habitual a causa del cambio climático, coinciden expertos consultados por Efe.

«Si hablamos de tendencia en las últimas décadas, sí ha habido un adelantamiento en las fechas de vendimia de manera generalizada», constata el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez.

Por el contrario, si se toma un tiempo más corto, se ve que hace apenas dos años sucedió lo contrario y hubo una vendimia húmeda y muy tardía, apunta este representante de los bodegueros.

El cambio climático ha provocado que la media de fechas de recolección se adelante, pero también ha causado «más variabilidad», de modo que se dan «años muy tempranos y otros retrasados», matiza el responsable vitivinícola de la organización de agricultores COAG, Joaquín Vizcaíno.