Indonesia bloqueó acceso a internet en Papúa tras violentos disturbios

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Los servicios de las principales compañías de telecomunicaciones fueron cortados la noche del miércoles.

 

Indonesia bloqueó el acceso a internet en los teléfonos móviles en las provincias de Papúa y Papúa Occidental tras las protestas de carácter independentista que comenzaron el lunes y continúan este jueves en varias poblaciones de la región.

El portavoz del ministerio indonesio de Información, Ferdinandus Setu, indicó que los servicios de las principales compañías de telecomunicaciones fueron cortados la noche del miércoles para prevenir una escalada de violencia, ya que las fake news y el contenido racista han aumentado «de forma exponencial» en las redes sociales.

«Casi en cada ciudad hay protestas masivas que llevan a disturbiosanarquismo y la quema de propiedad pública en varias zonas», dijo Setu, quien añadió que el bloqueó no afecta a las redes de wifi.

Desde el lunes, miles de personas han salido a las calles de las principales ciudades de la región más oriental del archipiélago para pedir la independencia de Papúa y denunciar que sufren discriminación racial por parte de la mayoría de la población que vive en las islas de Java y Sumatra.

Las protestas continuaron este jueves en varias ciudades como Nabire o Yahukimo, ambas en Papúa Occidental, y se han extendido a otras ciudades fuera de la región como Yakarta, en la isla de Java, o Denpasar, en la isla de Bali, donde universitarios papuanos se han manifestado frente a edificios gubernamentales.

Durante esta semana, los manifestantes quemaron un mercadola cámara legislativa provincial de Papúa Occidental y una prisión de la que escaparon más de 250 presos en varios puntos de la región, que desde hace décadas es escenario de un conflicto secesionista.

Además, las Fuerzas Armadas desplegaron el miércoles más de un millar de unidades para ayudar a proteger posiciones estratégicas y comerciales en las dos provincias.

El detonante de la agitación civil fue el arresto de 43 universitarios independentistas papuanos en Surabaya, en la isla de Java, que recibieron insultos racistas por parte de nacionalistas indonesios tras ser acusados de profanar la bandera indonesia.