Más de 100 personas murieron por naufragios en el Mediterráneo

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

La Acnur informó la cifra de personas fallecidas durante diversos accidentes registrados durante la jornada del jueves y que convierten a 2016 en el año en que más inmigrantes y refugiados han fallecido en dicha zona.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) estimó este viernes que más de 100 personas murieron el jueves en distintos naufragios ocurridos en el Mediterráneo, lo que eleva por sobre 5 mil el número de individuos que han perdido la vida durante 2016 al intentar llegar por mar a Europa.

De esta forma, este es el año en que más inmigrantes y refugiados han fallecido en el Mediterráneo central (entre el norte de África e Italia) y oriental (entre Turquía y Grecia) desde que ambas rutas migratorias irregulares se convirtieron en las más utilizadas.

La Guardia Costera de Italia informó que el jueves dos lanchas de caucho se rompieron y todos sus ocupantes cayeron al mar.

La primera llevaba entre 120 y 140 personas, de las cuales sólo 63 sobrevivieron, mientras que la segunda transportaba a 120 individuos, de los que 80 fueron rescatados.

En otros sucesos ocurridos el mismo día, los cuerpos de rescate recobraron con vida a 175 personas del mar, después de que sus precarias embarcaciones igualmente se hundieran.

mayor regularización

Se cree que una de las razones de que la mortalidad haya aumentado tanto en el Mediterráneo tiene que ver con que las lanchas neumáticas que utilizan actualmente los traficantes son de peor calidad.

Otra causa sería que éstos usan tácticas cada vez más peligrosas para evitar ser detectados por las autoridades -como el envío simultáneo de varias embarcaciones- y que se les obligue a retornar al litoral de su partida.

Acnur dijo que esta situación subraya una vez más la urgente necesidad de aumentar los medios legales de admisión de refugiados y de poner en marcha programas serios de reubicación, de auspicios de privados, reunificación familiar y esquemas de becas para estudiantes.

Todo ello para que la gente no tenga que recurrir a los traficantes y embarcarse en viajes que generalmente son muy peligrosos.

 

EFE