México admite fracaso en operación para arrestar a hijo de El Chapo

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

El golpe para detener a un hijo del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán fracasó por añejas fallas del sistema de justicia y la ejecución improvisada de un operativo, admitió el viernes un funcionario mexicano tras desmentir cualquier tipo de pacto entre el gobierno y el crimen organizado

La gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador enfrenta una lluvia de críticas luego de la liberación de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del célebre narcotraficante encarcelado en Estados Unidos, tras ser encontrado y retenido brevemente en una vivienda en Culiacán, en el norteño estado Sinaloa.

Pero la falta de una orden formal de aprehensión para el joven, solicitado en extradición por Estados Unidos desde 2018, que no fue emitida con rapidez, fue clave para cambiar planes a última hora en medio de las balaceras y la violencia que se desató en la ciudad, dijo el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo.

“Lo que sí fue fallido fue el operativo”, dijo en rueda de prensa en Culiacán cuando fue cuestionado sobre si México era un “Estado fallido” y si se había pactado con el crimen organizado para esta liberación.

“No podemos hablar por el retraso de un proceso burocrático de un Estado fallido, por más grave que sean las consecuencias, por la planeación en papel se estimaba que podría conseguirse prontamente una orden de aprehensión”, dijo. Añadió que el sistema de justicia ha sido “históricamente deficiente y corrupto”.

Durazo defendió a López Obrador al decir que el equipo de seguridad sesionó el jueves en la tarde en Ciudad de México mientras el presidente se encontraba en Oaxaca. “Nosotros asumimos las decisiones, cualquiera que sea la responsabilidad”. Admitió que el gabinete no fue advertido antes de las acciones del Ejército: “ese fue precisamente el error”.