Nueva Delhi, la capital con el peor aire del mundo

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

La visita oficial de tres días que Barack Obama realizó en enero a India podría haberle restado al mandatario estadounidense seis horas en su esperanza de vida, según la agencia Bloomberg. ¿La razón?: En Nueva Delhi, su capital, se respira el peor aire del mundo.

Acostumbrados a las imágenes de la contaminación casi apocalípticas de Beijing, la peor calidad de aire del planeta en realidad se puede encontrar a un poco más de 3.862 kilómetros al oeste, en Nueva Delhi. La Organización Mundial de la Salud (OMS) midió los niveles de calidad del aire en 1.600 ciudades alrededor del mundo y determinó que la capital de India tiene la mayor concentración de los contaminantes atmosféricos más nocivos: los PM2,5. Nueva Delhi promedió 153 microgramos por metro cúbico. Eso es 15 veces más que la exposición promedio anual recomendada por la OMS. La capital china, en cambio, registró una media de 56 microgramos por metro cúbico.

Las PM2,5 son diminutas partículas tóxicas que producen enfermedades respiratorias, cáncer de pulmón y ataques cardíacos. Y ya dejan sentir su efecto en India. Según The New York Times, cerca de un sexto del 1,5 millón de muertes que se registra anualmente en el país ya se debe a la contaminación del aire. India tiene la tasa más alta de muertes por enfermedades respiratorias crónicas y por asma, en comparación con cualquier otra nación, destaca la OMS. La polución contribuye también a las enfermedades crónicas y agudas del corazón, la principal causa de muerte en el país.

Un reciente estudio de investigadores de las universidades de Chicago, Yale y Harvard sostiene que la polución por material particulado fino reduce en 3,2 años la esperanza de vida de los 660 millones de indios que viven en conglomerados urbanos contaminados, incluidos los de Nueva Delhi. Según el Banco Mundial, la reducción de la esperanza de vida de la población urbana debido a la contaminación del aire le cuesta a India US$ 18.000 millones al año.

Analistas citados por Bloomberg sostienen que la gran cantidad de vehículos antiguos en las carreteras, la quema de biomasa, las emisiones de la industria y las centrales eléctricas que funcionan con carbón son las principales culpables de los niveles de contaminación de Nueva Delhi. Existen alrededor de 8,5 millones de autos registrados en la ciudad y cada día se añaden 1.400.

“El costo de reducir la contaminación es lejos más pequeño que el daño de la polución y las soluciones tecnológicas simples están disponibles. Lo que se necesita es voluntad política”, dijo Douw Steyn, experto de la Universidad de Columbia Británica, al diario Hindustan Times.

Este mes, el gobierno de India lanzó el primer índice de calidad del aire para monitorear los niveles de contaminación en 66 ciudades, incluida Nueva Delhi. Con el fin de reducir la polución, el primer ministro Narendra Modi propuso convertir cada domingo en un “día de la bicicleta” y desconectar la iluminación callejera los días de luna llena. Hace unas semanas el National Green Tribunal, una agencia gubernamental que se ocupa de los conflictos ambientales, intentó prohibir los vehículos diesel de más de 10 años en las calles de Nueva Delhi. Al respecto, Saurabh Chandra, de la Secretaría del Petróleo, reconoció que recién en 2020 las refinerías del país estarán en condiciones de producir combustibles que cumplan con la norma Euro-VI.

A la espera de soluciones, las mascarillas quirúrgicas tan comunes en Beijing ya comienzan a popularizarse entre las elites de Nueva Delhi. Siguiendo los pasos de la embajada de EE.UU., que adquirió más de 1.800 purificadores de aire suecos, otras legaciones extranjeras también han comprado estos equipos para las casas de sus funcionarios. Incluso, algunas embajadas han comenzado a pedirle a sus diplomáticos con niños que reconsideren moverse de la ciudad, asegura The New York Times.

Fuente: La Tercera