Nueva vacuna Pfizer y Moderna protegerían contra subvariantes de Ómicron

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Pfizer y BioNTech aseguraron que la vacuna que desarrollaron contra la variante Ómicron del COVID-19 es efectiva y segura.

 

De acuerdo con los datos aportados por los laboratorios, estos diseñaron dos inoculaciones nuevas, una exclusiva contra la variante nueva y otra que combina la vacuna original y se le añade protección frente a Ómicron.

Tras realizar un estudio en 1.234 adultos de mediana edad y mayores que ya habían recibido tres dosis de la vacuna contra la cepa original, los datos del ensayo les permitieron concluir que ”una dosis de refuerzo de ambas vacunas candidatas adaptadas a Ómicron provocó una respuesta inmunitaria sustancialmente mayor contra Ómicron BA.1 en comparación con la vacuna COVID-19 actual».

A través de un comunicado, el CEO de Pfizer, Albert Bourla, aseguró que «a partir de estos datos, creemos que tenemos dos candidatos muy fuertes adaptados a Ómicron que provocan una respuesta inmunológica sustancialmente más alta contra Ómicron que la que hemos visto hasta la fecha».

Debido a lo anterior, las empresas compartirán los resultados de sus estudios con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), para que estas puedan ser aprobadas y utilizadas por el resto de la población.

Será el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBPAC) de la FDA que revisará los datos aportados por distintos laboratorios, ya que existen otros que también han desarrollado actualizaciones en las fórmulas de las vacunas para hacerle frente a las variantes del coronavirus.

Moderna

Uno de estos es Moderna,asegurando que su nuevo tratamiento protegería contra Ómicron y sus subvariantes BA.4 y BA.5, las cuáles son unas de las más extendidas a nivel mundial, concentrando un tercio de los contagios en Estados Unidos, según consingó NBC.

La semana pasada, el laboratorio estadounidense informó que se encontraba trabajando en una vacuna bivalente, es decir, que sirva tanto para el COVID original y las variantes.

En ese sentido, tras la última etapa de ensayos clínicos, Moderna indicó que se aumentaron aproximdamente cinco veces los anticuerpos en contra de las subvariantes BA.4 y BA.5, previamente vacunadas e infectadas.

Sin embargo, la inyección no generó la misma cantidad de anticuerpos de lo que si logró la vacuna contra la cepa original, siendo tres veces más bajos que los de aquella oportunidad. Por el momento, la totalidad de los datos de estos estudios no han sido revelados al público.

Expertos llaman a la cautela

Desde Estados Unidos, algunos expertos miran con cautela la prueba de estas vacunas, ya que solamente existen estudios respectos a su efectividad contra la variante Ómicron, cepa cuyos contagios van a la baja. 

Según dijo el doctor John Beigel, director del National Institutes if Health, al New York Times, «¿Apuntamos a BA?4 y BA.5? Probablemente alcanzarán su punto máximo en algún momento en el próximo mes o dos «, asegurando que «pueden ser noticias viejas para cuando llegue el otoño (a EE.UU.)».

Asimismo, expuso que una de las opciones que existen es continuar contra las vacunas existentes que brindan protección sólida contra enfermedades graves, pero poca para las infecciones.

Una visión similar tiene el doctor Paul A.Offit, experto en vacunas del Children’s Hospital of Philadelphia, aseverando que «las hospitalizaciones han bajado. Las muertes están muy bajas porque estamos protegidos contra enfermedades graves. Eso es lo que importa»