Portaaviones de EEUU llega a Corea del Sur ante eventual prueba nuclear de Corea del Norte

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Es primera vez que la colosal nave llega a Corea del Sur desde 2017. La idea es hacer ejercicios con la Armada local y juntos hacer un gesto de fuerza contra Corea del Norte, que estaría lista para concretar su séptima detonación nuclear subterránea.

El portaaviones Ronald Reagan de Estados Unidos y su grupo de ataque llegaron este viernes al puerto surcoreano de Busan en lo que se interpreta como un gesto de fuerza ante Corea del Norte.

Lo anterior a modo de realizar maniobras con la Armada local ante una eventual prueba nuclear de Corea del Norte, preparada desde hace meses para eso.

El portaaviones de la clase Nimitz atracó en el Mando de la Flota de la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) en esta ciudad situada 390 kilómetros al sureste de Seúl.

El Ronald Reagan y su grupo de ataque, compuesto por el crucero lanzamisiles USS Chancellorsville y el destructor USS Barry equipado con sistema Aegis, tienen previsto participar en unas maniobras conjuntas en la costa este surcoreana en las que se espera que tome parte también el submarino de propulsión nuclear USS Annapolis.

Estos ejercicios, los primeros de este tipo en cinco años, buscan enviar un mensaje a Corea del Norte, desconectada del diálogo sobre desarme desde que empezó la pandemia y enfrascada en un plan de modernización armamentística.

El despliegue del Ronald Reagan llega después que la cumbre del pasado mayo entre el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, se saldara con el compromiso que Washington desplegará activos estratégicos en la península coreana de “manera coordinada y cuando sea necesario” en función de las acciones de Pionyang.

La última vez que el Ronald Reagan, el único portaaviones que EEUU tiene desplegado en el extranjero (su puerto base está en Japón), vino a la península para ensayar escenarios operativos con las fuerzas surcoreanas fue en septiembre de 2017, en plena escalada de tensión tras el último ensayo nuclear norcoreano hasta la fecha.

Seúl y Washington buscan ahora enviar un mensaje de fuerza ante la posibilidad que el régimen norteño lleve a cabo un nuevo test atómico.

La inteligencia militar de los dos aliados considera que Pionyang lleva listo desde hace meses para ejecutar la que sería su séptima detonación nuclear subterránea en su centro de pruebas de Punggye-ri (noreste del país).