Putin eleva su popularidad en Rusia con la guerra ante Ucrania

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Un 83% de los rusos aprueban la labor del presidente. Esto significa un aumento de 12 puntos desde el inicio de la ofensiva en territorio ucraniano

 

200 mil rusos celebran al presidente Vladimir Putin en un mitin que conmemora los 8 años de la anexión de la península de Crimea. Esa imagen, registrada hace un par de semanas en el Complejo Olímpico Luzhnikí de Moscú, no parece ser un montaje que busca distorsionar la percepción al interior de Rusia de su mandatario. Su popularidad es real.

Así lo revela la encuesta realizada por el Centro Levada, una institución que el Kremlin ha calificado como “agente extranjero” y que ha sido señalada por la London School of Economics como “la de mayor reputación en recopilación de datos” en el país. Su último sondeo muestra que un 83% de los rusos aprueban la gestión de Putin.

Esto significa que desde el inicio de la invasión del ejército ruso en Ucrania, el 24 de febrero, su popularidad ha subido 12 puntos porcentuales y alcanza su máximo de los últimos cinco años.

En contrapartida, solo un 15% de los rusos rechazan la gestión de Vladimir Putin. Su popularidad como líder se refleja en que el rechazo a todo el gobierno sube hasta un 27%. Por ejemplo, su primer ministro, Mijail Mishustin, tiene un 69% de respaldo.

Las medidas de censura a la ya limitada libertad de expresión e información en Rusia parecen estar teniendo el efecto deseado para el gobernante. Medios prestigiosos como la BBC o la Deutsche Welle han abandonado su cobertura en terreno en el país debido a las penas que se exponen al publicar información que Moscú considera “falsas”. Otros medios rusos, como el independiente Noaya Gazeta, dejaron de publicar debido a medidas similares.

Además, un 55% de los rusos dice tener una visión negativa de Estados Unidos y un 48% una visión negativa de la Unión Europea.

Pero el optimismo del pueblo ruso no logra traducirse a los inversores. Otro estudio del mismo centro revela que un 70% cree que su situación financiera empeorará en los próximos 12 meses. “Es más probable que los grandes inversores consideren que sus pérdidas son significativas”, señalan en sus conclusiones.