“Queremos seguir acercándonos a los colombianos”

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Perú, uno de los países sudamericanos que actualmente crece a mayor ritmo en Latinoamérica, (2,8 por ciento de su PIB en 2014, el doble que el promedio de la región, y 4,8 por ciento previsto para 2015), con su ‘milagro económico’, conocido desde hace años por el mundo, está apalancando todo mediante el comercio con otras naciones, el incentivo a la inversión y por supuesto el turismo.

No en vano, su marca país y su gastronomía se prueban por todo el globo, como llamados a que los extranjeros se atrevan a visitar un territorio irrepetible, maravilloso y exquisito como su comida.

En entrevista con EL COLOMBIANO, la economista Magali Silva-Velarde, ministra de Comercio Exterior y Turismo del Perú, explicó la importancia que le da el gobierno deOllanta Humala al sector turístico y comercial para impulsar y mantener ese ‘milagro’ de nación en desarrollo.

Uno de esos logros para el turismo fue la exitosa construcción del malecón de Puerto Eten, en el departamento de Lambayeque, una obra que costó 3 millones de dólares y con la que esperan fomentar los viajes al norte del país, una zona que se sigue consolidando.

Silva-Velarde recalcó por último la relevancia de Colombia en todo este proceso y el papel cada vez más preponderante que tienen empresas e inversionistas colombianos en Perú.

Todo el mundo habla del milagro peruano, de uno de los países que a mayor ritmo crece en la región, ¿qué papel juega el turismo?

“Es uno de los mayores potenciales que tiene Perú. El sector no está compuesto solo por restaurantes, hoteles y agencias turísticas, sino que incluimos los medios de transporte y por tanto su infraestructura. Ello representa entre el 4 y 6 por ciento del PIB. En otros países, como España, está en el 11.

Desde que juró cargo Ollanta Humala estuvimos determinados a consolidar el crecimiento a futuro del sector, porque sabemos que tenemos muchos más recursos que deben convertirse en productos turísticos. Para ello debemos seguir invirtiendo en obras y seguir mejorando la conectividad de esos recursos con la infraestructura”.

¿Qué ejemplo nos puede dar de una obra que logre, con éxito, esa conectividad?

“Está el caso de las ruinas de Kuelap, un sitio arqueológico reconocido a nivel mundial, pero bastante inaccesible. Lo que estamos proyectando es la construcción de un cable para subir a dicho lugar elevado en las montañas. Normalmente toma a pie dos horas y media, y con las telecabinas tomaría 25 minutos.

La empresa a cargo del proyecto es la francesa Pomagalski, que se encargó en parte de la construcción del Metrocable en Medellín.

Tengo entendido que dicho consorcio tiene mucha participación colombiana, por lo que aprenderemos de la experiencia que tuvieron ustedes en las laderas de la capital antioqueña”.

Y completadas actualmente, ¿hay alguna que logre esto?

“Por supuesto. A finales de 2014 completamos la construcción del malecón de Puerto Eten, Lambayeque, tras una inversión de 10 millones de soles, esto es alrededor de 3 millones de dólares, con financiamiento público. La localidad es tradicionalmente pesquera, con una comunidad que pasa en promedio los 50 años de edad. Su población había reclamado desde hace muchos años la obra.

Todas las calles de acceso están ahora pavimentadas, la intervención es completa, la idea es apoyar el desarrollo del lugar. La extensión del malecón es de 1.2 km. Los beneficios para la población se ven plasmados en varios factores. El primero es que habrá un flujo de más de 170.000 visitantes, lo que significará un crecimiento del 80 por ciento para la economía de Puerto Eten. El proyecto cambió la faz de la localidad porque ya inmediatamente terminada su construcción, hay empresas privadas y hoteles analizando opciones de inversión. Hay uno que ya se inauguró, y está actualmente el Decameron estudiando la posibilidad de construir también, lo que significa la entrada de capital colombiano al lugar.

Esta empresa ya está muy consolidada en el norte del Perú. Una de sus sedes más importantes está ubicada en la localidad de Punta Sal, en el departamento de Tumbes y siempre tiene lleno total. Creo que Puerto Eten será también un punto que podrá ser clave para seguir fomentando la inversión colombiana con la nueva infraestructura turística que está desarrollando nuestro gobierno”.

¿Cuál es la importancia de Colombia para el comercio y para la inversión en turismo en Perú?

“Es uno de nuestros socios más importantes en la región. Somos países hermanos. Formamos sociedad comercial desde hace 45 años. Tenemos importantes inversiones colombianas en el Perú, especialmente en el sector energético, muchísimas empresas de Colombia hay en el país.

En cuanto a la Alianza del Pacífico, trabajamos conjuntamente para abrir oficinas comerciales en países como Turquía y Marruecos, abaratando costos y obrando en beneficio mutuo. En comercio, Colombia es el segundo país de destino de las exportaciones no tradicionales, las que generan más empleo y mayor valor agregado. Por eso queremos seguir acercándonos.

Y en el turismo, los colombianos son la quinta nacionalidad que más lleva turistas a Perú. Soy consciente, además, que Colombia, con su oferta turística diversa, ha significado que sea cada vez más escogida como destino de viaje por parte de los peruanos”.

¿Cómo ha visto un cambio Perú a través de su gastronomía y de su promoción con la marca país?

“Son fortalezas que tenemos y que nos ayudan a seguir construyendo esta política de promoción para visitar Perú. La nación se está posicionando como destino único en el mundo. Se trata de la diversidad cultural, de una oferta turística variada -vestigios arqueológicos, playa, selva, cordillera andina-, se debe seguir incentivando eso.

El conocimiento de la gastronomía peruana ha aportado una inmensidad en los últimos años para que esto ocurra. Ha obtenido en los World Travel Awards el premio a Mejor Destino Culinario, por tres años consecutivos. Son pilares que están ayudando a que esto sea una realidad”.

Perú le apuesta a Colombia como uno de sus socios para seguir consolidando un desarrollo que se basa en el comercio y el impulso que brinda el turismo a otros sectores.