Obama respondió a represión en Venezuela con sanciones severas

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Venezuela se convirtió ayer en el primer adversario ideológico de Estados Unidos en el continente después de que el presidente Barack Obama declarara al país vecino como una amenaza a la seguridad nacional e impusiera sanciones a siete funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro.

La orden ejecutiva, aplicada previamente a Irán y Siria, apuntó esta vez a venezolanos que, que según la Casa Blanca, “han socavado el proceso o las instituciones democráticas”, que habrían cometido actos de violencia o de abuso a los derechos humanos, que estarían involucrados en prohibir o penalizar la libertad de expresión, o eran funcionarios del Gobierno ligados a corrupción pública.

“Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción no serán bienvenidos acá”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. “Y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos”.

La canciller venezolana Delcy Rodríguez anunció que llamaron a consulta “inmediata” a su funcionario de mayor rango en Estados Unidos, el encargado de negocios Maximilien Sánchez.

En la noche, el presidente Maduro acusó a Obama, de dar un paso “injusto, nefasto y agresivo” contra Venezuela y su Gobierno, similar a las equivocaciones, que según dijo, cometieron Richard Nixon y George W. Bush.

“El presidente Barack Obama, representando a la elite imperialista de E.U., ha decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi Gobierno e intervenir Venezuela para controlarla”, comentó Maduro.

Después anunció la designación del general Gustavo González López como nuevo ministro de Interior.

Las sanciones

Los intereses o propiedades que tengan en E.U. las personas sancionadas serán bloqueados o congelados y se les negará el ingreso al país. A los ciudadanos estadounidenses también se les prohibirá hacer negocios con ellas.

Entre los funcionarios en la lista destacan el director del servicio de inteligencia, Sebin, Gustavo González; el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez, y el presidente del conglomerado estatal de industrias básicas, Justo Noguera.

“Todo esto hace parte de un tire y afloje histórico entre Venezuela y E.U. aunque durante la época de Hugo Chávez en el poder, el país nunca fue sancionado por la comunidad internacional, excepto cuando E.U. impuso sanciones contra siete compañías extranjeras, incluyendo a Petróleos de Venezuela, por mantener relaciones con el sector energético de Irán”, explicó a este diario Ronal Rodríguez,investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

Con Rodríguez coincidió la periodista venezolana Vanessa Silva: “Más allá de altercados verbales y la expulsión de uno que otro funcionario esta sería la primera vez que se toman acciones concretas. La amplia reducción del número de funcionarios diplomáticos estadounidenses en Venezuela ciertamente incomodó al gobierno de Obama”.

Venezuela se convirtió ayer en el primer adversario ideológico de Estados Unidos en el continente después de que el presidente Barack Obama declarara al país vecino como una amenaza a la seguridad nacional e impusiera sanciones a siete funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro.

La orden ejecutiva, aplicada previamente a Irán y Siria, apuntó esta vez a venezolanos que, que según la Casa Blanca, “han socavado el proceso o las instituciones democráticas”, que habrían cometido actos de violencia o de abuso a los derechos humanos, que estarían involucrados en prohibir o penalizar la libertad de expresión, o eran funcionarios del Gobierno ligados a corrupción pública.

“Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción no serán bienvenidos acá”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. “Y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos”.

Una vez conoció la cadena de sanciones, la canciller venezolana Delcy Rodríguez anunció que llamaron a consulta “inmediata” a su funcionario de mayor rango en Estados Unidos, el encargado de negocios Maximilien Sánchez.

En tanto, el presidente de la Asamblea Nacional y segundo hombre fuerte del Gobierno venezolano, Diosdado Cabello, dijo que Estados Unidos planea atacar Venezuela.

“Lo que viene y están planificando son ataques militares sobre nuestra tierra. Estas declaraciones de emergencia las utiliza el imperio norteamericano cada vez que va a atacar un pueblo”, dijo Cabello, durante un acto público en el estado occidental de Lara.

Las sanciones

Los intereses o propiedades que tengan en Estados Unidos las personas mencionadas en el decreto de Obama serán bloqueados o congelados y se les negará el ingreso al país. A los ciudadanos estadounidenses también se les prohibirá hacer negocios con esos individuos.

Entre los funcionarios en la lista destacan el director del servicio de inteligencia, Sebin, Gustavo González; el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez, y el presidente del conglomerado estatal de industrias básicas, Justo Noguera.

“Todo esto hace parte de un tire y afloje histórico entre Venezuela y Estados Unidos aunque durante la época de Hugo Chávez Frías en el poder, el país nunca fue sancionado por la comunidad internacional, excepto cuando E.U. impuso sanciones contra siete compañías extranjeras, incluyendo a la estatal Petróleos de Venezuela, por mantener relaciones con el sector energético de Irán”, explicó a este diario Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

Con Rodríguez coincidió la periodista venezolana Vanessa Silva: “Más allá de altercados verbales y la expulsión de uno que otro funcionario esta sería la primera vez que se toman acciones concretas. La amplia reducción del número de funcionarios diplomáticos estadounidenses en Venezuela ciertamente incomodó al gobierno de Obama”.