Carlos Larraín hace balance de su gestión en RN y plantea desafío para que «no se disuelva»

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

A una semana de las elecciones internas de Renovación Nacional -el próximo sábado 31 de mayo- su presidente, Carlos Larraín, hizo un balance de su gestión al mando de la colectividad, al mismo tiempo que planteó un desafío a la nueva directiva, para que el partido no se disuelva como la «sal en el agua».

El dirigente afirmó a Agencia UPI que «la nueva directiva tiene que plantear muy claramente de que nosotros apostamos por una sociedad en que las libertades son respetadas, en que el tamaño del Estado debe ser acotado -el Estado no es omnipotente- que el Estado puede ser muy cruel, mucho más cruel que el mercado; en seguida que el marco institucional encarnado en la Constitución, tiene que ser respetado».

Tras esto, advirtió que si la colectividad «manifiesta estas cosas» como corresponde «va a poder influir en el futuro, de otro modo se va a disolver como la sal en el agua».

En la misma línea, subrayó que «la nueva directiva va a tener que estar muy alerta», frente al «plan que se está anunciando desde el Gobierno», que apunta a «crear en Chile un Estado omnipotente que va a dirigir la vida social y que va a aumentar los impuestos para conseguir la realización de infinitas cosas».

Respecto a su posible sucesor, el ex parlamentario prefirió omitir preferencia alguna. «Yo no he tomado partido por ninguna de las listas que están hoy día en carrera, está don Álvaro Contreras y está Cristián Monckeberg, y los militantes van a decidir quién va a ser el próximo presidente. Y yo en esta materia me declaro neutro, sólo me preocupa que respeten las instituciones y que el partido salga agrandado», manifestó.

Balance

Larraín dejará el mando de RN tras ocho años, tiempo en que «como todas las cosas en la vida», hubo «un poco de todo», según comentó.

Dentro de lo positivo, destacó el empeño en «apoyar la institucionalización del partido, que el partido tenga una base amplia con intervención de personas en las comunas, los distritos y en las regiones».

Por otra parte, lamentó que no se consiguiera totalmente el deseo de que la «manera de ver las cosas de Renovación Nacional se reflejara en el gobierno de don Sebastián Piñera». «Ahí hay un cierto fracaso de mi parte», admitió.

Pero seguidamente resaltó algo bueno. «Logramos mejorar nuestra representación parlamentaria, y esto con poco recursos», precisó.

Aunque a renglón seguido recordó que un grupo de parlamentarios, «que se presentaron como Renovación Nacional», hace «mucho tiempo que tenían resuelto irse del partido; eso también es un tropiezo para la directiva que sale, y en particular para mí, porque no fuimos capaces de detectar esto a tiempo».

«También puedo anunciar como cosa buena, que hemos logrado elegir algunos representantes estudiantiles en las universidades, públicas y privadas. Tenemos una juventud relativamente activa», prosiguió.

«En fin, Renovación Nacional no está exento de los muchos problemas que tienen todos los partidos políticos», concluyó.

Fuente: emol