Comenzó a regir el uso obligatorio de frenos ABS en motos: ¿En qué consiste?

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

La medida del Ministerio de Transporte se irá implementando de forma gradual, exceptuando en los casos de las motocicletas nuevas de 500 cc o mayor cilindrada, para las cuales la obligación comienza a regir desde ahora.

 

Este jueves entró en vigencia el Decreto N° 34 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, el que obliga al uso del sistema antibloqueo de frenos (ABS) en motocicletas.

El sistema ya se había implementado en todos los automóviles que se integren al parque automotriz chileno y ahora se irá incorporando de forma gradual en el mercado de las motocicletas con un plazo máximo de cuatro años, dependiendo de la cilindrada de cada vehículo o de la potencia de su motor eléctrico según sea el caso.

Por el momento, la obligatoriedad ya empezó para los modelos nuevos con una cilindrada de 500 cc en adelante.  

“Este avance tecnológico en las motocicletas es muy relevante para la seguridad vial porque ayudará a prevenir lesionados y fallecidos entre los conductores de motocicletas, quienes son los usuarios vulnerables en las vías, porque no cuentan con una capa protectora que los proteja en caso de un impacto“, señaló la secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), Johanna Vollrath.

El decreto también cuenta con algunas excepciones. No deberán acogerse a esta norma los siguientes modelos:

  • Motocicletas con cilindradas menores a 50 cc
  • Vehículos de propulsión eléctrica
  • Motos con potencia nominal menor a 4 KW
  • Motocicletas tipo Enduro y/o Trial, que están destinadas al uso deportivo y no en la vía pública.

¿Qué es el sistema ABS?

El sistema antibloqueo de frenos (ABS) es un sistema que ayuda a mantener el control de la dirección de la moto previniendo que las ruedas se bloqueen y reduciendo las distancias de detención en caso de frenado fuerte. También hacen que el vehículo sea más maniobrable en terrenos inestables, como cuando hay escarcha o agua en el pavimento.

Se han realizado diversos estudios internacionales a este sistema, en los que se ha concluido que su inclusión ha significado, por ejemplo, una reducción del 33% en las lesiones sufridas por motociclistas en siniestros de tránsito y de un 39% en las lesiones graves en Australia, según los últimos informes de la Universidad de Monash.