Gobierno dio urgencia a proyecto que repone el voto obligatorio

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

La decisión se da en medio de los diálogos constituyentes de los partidos, durante los cuales hubo consenso por eliminar el sufragio voluntario.

 

La ministra de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Ana Lya Uriarte, anunció este miércoles que el Gobierno pidió al Congreso que discuta con «urgencia» el proyecto de reforma constitucional que repone el voto obligatorio en Chile, eliminado en 2012. 

«Ya ingresamos la urgencia para el proyecto de voto obligatorio. Nos parece que es una realidad y está con el sentido común de las personas el hecho de que la participación ciudadana, en el ámbito cívico de elección de autoridades, es una obligación. Tal como hay derechos ciudadanos, también hay deberes ciudadanos», señaló la secretaria de Estado en un punto de prensa.

Con la orden de «urgencia simple», el Senado tendrá un plazo de 15 días para decidir sobre la norma.

La iniciativa es discutida actualmente en la Comisión de Constitución de la Cámara Alta, presidida por Matías Walker (Democracia Cristiana), en su segundo trámite constitucional, luego de haber sido aprobada en general en el hemiciclo.

«Establecimos un plazo hasta el 13 de octubre para colocar indicaciones y eso nos va a permitir que tan pronto se incorporen esas indicaciones, que ya hemos presentado para establecer la obligatoriedad del voto en términos absolutos, sin excepciones, podamos votarlo en particular, con el objeto de despachar a la Cámara en tercer trámite constitucional», explicó Walker.

«Si hay algo que demostró el plebiscito del 4 de septiembre es que con el voto obligatorio tenemos más participación», añadió el senador.

Con la participación de 13 millones de votantes, de un padrón total de 15 millones, el referéndum constitucional de salida se transformó en un hito democrático impulsado por el regreso excepcional del sufragio obligatorio, habilitado únicamente para esa consulta, tras una década de voluntariedad caracterizada por altos niveles de abstención.

La urgencia anunciada por el Gobierno se da en medio, además, de los diálogos de los partidos con representación parlamentaria para continuar con el proceso constituyente, durante los cuales hubo consenso por reponer la obligatoriedad del voto a partir del próximo evento electoral, ya sea plebiscito de entrada o elección de constituyentes.

De hecho, Walker y la también senadora democratacristiana Ximena Rincón advirtieron que no estaban dispuestos a avanzar en las negociaciones si no se cumple aquel aspecto.

Ese sector de la falange no había sido el único que había puesto sobre la mesa el amarre de las tratativas a la obligatoriedad del sufragio: «La única definición clara y común que tenemos es el voto obligatorio. Todo lo demás se va a conversar porque claramente no todos compartimos las mismas visiones», declaró hoy la diputada independiente Gloria Naveillan (pro-Partido de la Gente).

«Lo que nosotros estamos proponiendo es que escuchemos, debatamos, conversemos y en algún minuto es muy probable que converjamos», manifestó la parlamentaria.