Hoy se conmemora Día Mundial del Cáncer Cervicouterino: en Chile dos mujeres mueren diariamente

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:
En el país se diagnostican cerca de 1.500 nuevos casos al anÞo, mientras que la mortalidad se encuentra en torno a 800 fallecimientos anuales, seguìn Globocan. El cáncer cervicouterino es una enfermedad silenciosa y sin síntomas, en la que usualmente se acude al especialista cuando ya se encuentra en etapas avanzadas. Sin embargo, es posible prevenirla si es detectada a tiempo, a través de chequeos y exámenes anuales capaces de levantar la alerta, como el Papanicolaou y la vacuna VPH.

El 26 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer Cervicouterino, instancia que busca concientizar sobre la importancia en la prevención de esta enfermedad. 

Según estadísticas Vitales de 2019 publicadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), por primera vez desde que se tiene registro, el cáncer se transformó en la primera causa de muerte, siendo entre las mujeres los de mayor incidencia el de mama (25,4%), pulmón (8,5%), colorrectal (7,9%), tiroides (5 %) y cervicouterino (3,8%). Además, este último, se considera la segunda causa de decesos a nivel mundial en mujeres en edad reproductiva. 

El Dr. Matías Solari, Coordinador de Ginecología Oncológica de RedSalud, explica que “el cáncer cervicouterino es prevenible identificando lesiones precursoras y así impedir que una mujer desarrolle un cáncer. En esa línea, resulta fundamental que las mujeres que hayan iniciado su actividad sexual, mayores de 21 años, accedan a control ginecológico y se les planteen estrategias para prevenir esta enfermedad. También, que conversen sobre el tema, el rol de la vacuna contra el Virus Papiloma Humano (VPH), la utilidad del Papanicolaou (PAP) y de la opción del test de detección de VPH”. 

El factor de riesgo más importante es la infección persistente por VPH y el grupo etario más propenso para el contagio de este virus es el de las mujeres entre 35 y 55 años. Además, el especialista añade que “al ser una enfermedad prácticamente asintomática, muchas mujeres dejan de hacerse el examen periódico pensando que no es necesario dada la aparente sensación de bienestar y ahí está el peligro, ya que cuando empiezan a aparecer síntomas, la situación se vuelve compleja y muchas veces ya es tarde para frenarlo. Por lo demás, no debemos olvidar que este cáncer está causando la muerte de una mujer cada dos minutos en el mundo, mientras que en Chile dos diariamente”.  

En esa línea, el Dr. Solari explica que “cuando se le diagnostica esta enfermedad a una mujer, le genera mucha ansiedad y angustia, por lo mismo, es fundamental apoyar este diagnóstico con información relevante y documentada que le permita bajar su carga emocional y disminuir sus niveles de angustia. Así, por ejemplo, si le explicas que el 90% de las personas que han tenido relaciones sexuales han estado en contacto con el virus del VPH pero que, pese a ello han podido eliminarlo con sus propias defensas, conseguirás aterrizar la información y disminuir la incertidumbre en la paciente”.  

Existen tres pilares muy importantes ligados a la prevención: la educación, es decir, generar conciencia y movilizar a mujeres para que consulten; segundo, la vacunación, disponible de manera gratuita tanto para niñas y niños de 4to y 5to básico a través de programa de vacunas del MINSAL y en sistema privado para mujeres hasta 45 años, incluso en aquellas que ya hayan tenido contacto con el VPH; y, por último, el chequeo médico por medio del tamizaje con el examen del PAP y el Test de VPH. “Tradicionalmente hemos utilizado solo el PAP, pero hoy en RedSalud, contamos con una tecnología que tiene mucho mayor sensibilidad como es el Test de VPH, que junto a los protocolos que hemos desarrollado, nos permiten trabajar en red con los distintos centros médicos y dentales y clínicas de la Red”, asegura el especialista.  

El rol de la prevención es clave, así también lo ha manifestado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2020 lanzó una campaña para la erradicación del cáncer cervicouterino. Para esto se establece el plan 90-70-90, con metas que deberán alcanzarse para 2030 y mantenerse. Esto quiere decir, 90% de niñas vacunadas, 70% de mujeres con un test de prevención de cáncer cervicouterino de buena calidad (test de VPH) y 90% de las mujeres con diagnóstico de cáncer cervicouterino que tengan tratamiento. 
 
“Por primera vez nos ponemos de acuerdo como humanidad para erradicar un cáncer y en esa tarea, todos tenemos un grano de arena que aportar. Como especialistas en salud de la mujer, las ginecólogas y los ginecólogos tenemos las herramientas para conversar y explicar las distintas estrategias para prevenir esta situación y entregar tratamiento y recuperación a todos aquellos que lo necesiten”, puntualiza el Coordinador de Ginecología Oncológica de RedSalud.