Isabel Allende: «Me sorprende que haya desde el PS cuestionamientos públicos a las reformas»

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

El domingo acontecerá el evento más esperado por el oficialismo: las elecciones de directiva del Partido Socialista. En estos comicios se encuentran las dos candidaturas más competitivas, que representan estilos disímiles dentro del socialismo. Por una parte, la lista “Juntos somos más”, liderada por el ex senador Camilo Escalona -elenco hegemonizado por la corriente Nueva Izquierda- y su contrincante, la senadora Isabel Allende, quien encabeza la lista “Nueva mayoría socialista”, nómina integrada por las tendencias Grandes Alamedas, Identidad Socialista y sectores de Renovación y Tercerismo.

En las últimas semanas, el gobierno ha mirado con atención la contienda interna del PS, puesto que se proyectó las futuras relaciones que tendrían ambos postulantes de resultar electos el domingo. En las últimas semanas, Escalona y su sector ha manifestado críticas a la conducción política de La Moneda, particularmente al ministro Rodrigo Peñailillo, mientras que Allende y sus adherentes han subrayado el concepto de “lealtad” hacia la Presidenta y su administración. Una postura profundizada por la legisladora por Atacama.

Si resulta electa, ¿qué sello espera imprimirle al PS?

El partido requiere de más contactos de la dirección con sus bases. No es suficiente que el presidente del partido todos los días dé una declaración distinta, a raíz de las preguntas de los medios, pero siempre remitida a la coyuntura. Un caso, una polémica, una declaración de uno o de otro. No, yo creo que hay que generar espacios realmente de deliberación, que es a lo que yo aspiro, a una dirección colegiada, unitaria y fraternal.

En la campaña fue tema de debate la lealtad al gobierno.

El principal desafío del PS obviamente es la lealtad a la Presidenta con su programa, que nos comprometimos ante la ciudadanía. Para mi el gobierno es uno sólo. Mientras no haya cambios, mientras ella no decida un cambio, ese es el equipo y con el cual nosotros colaboraremos. Hay una importante crisis de legitimidad política, tenemos que mostrar una legislación muy severa, un verdadero cortafuego entre el dinero y la política. Lo que tiene que hacer el PS y espero que el gobierno esté de acuerdo, es hacer una nueva Constitución, que tiene que ser amplia y participativa. En lo personal, me parece que puede ser una Asamblea Constituyente o, al menos, un plebiscito.

La semana pasada surgieron propuestas sobre la crisis política. Una de ellas, adelantar elecciones. Uno de los protagonistas de esa línea argumental fue Camilo Escalona.

Hoy día hablar de adelantar las elecciones es un profundo error político, es un verdadero golpe blanco a la Presidenta. Es dudar de su capacidad de liderazgo, es quitarle el piso a ella, a quien comprometimos a acompañarla y apoyarla y, además, es una militante nuestra. Me parece insólito que el propio PS puedan surgir voces de liderazgo destacado, como es mi competidor, que digan una posibilidad de adelantar las elecciones. Adelantar las elecciones es adelantar también el termino del gobierno.

Desde hace semanas se escuchan críticas de sectores de la Nueva Izquierda e incluso del propio Escalona, hacia la conducción política.

He dicho que nosotros vamos a ser como hemos sido desde el primer día: leales. En todo caso, no creo en un apoyo incondicional a la Presidenta, porque creo que hay instancias donde deben hacerse las críticas. Yo misma las he ocupado internamente pero nunca a través de los medios. Yo hago la distinción entre lealtad e incondicionalidad.

¿Hay un intento de frenar las reformas de la Presidenta?

A lo mejor ni siquiera un intento tan consciente. Pero al hacerlo de esa manera termina sumando voces de aquellos que se oponen. Hemos tenido destacados dirigentes, como Óscar Guillermo Garretón que es un ferviente partidario de mi competidor Escalona,y él salió hablando absolutamente en contra de la reforma tributaria y laboral. Entonces me pregunto ¿con quien está? ¿Con la reforma de la Presidenta o más bien con quienes han puesto todo tipo de argumentos?. Es lo mismo que nos pasó por la tributaria, por el binominal, por la reforma educacional. Por eso me sorprende que haya desde el Partido Socialista y de connotados dirigentes cuestionamientos públicos. La pregunta es a quién están ayudando.

Usted también tuvo posturas criticas al primer gobierno de Michelle Bachelet.

Es muy distinto. Lo que pasa es que yo dije públicamente el día de la proclamación en esa primera campaña, que nosotros éramos leales pero no incondicionales, y eso le sirvió a Camilo para que recorriera todo el país diciendo que nosotros no sabíamos ser incondicionales con la Presidenta. Y eso fue lo que él implantó. Y nunca he creído en la incondicionalidad

¿Ud. siente que su candidatura es respaldada por el gobierno?

Se ve desde afuera, porque obviamente nunca habrán oído una palabra critica como las que hemos comentado, que me han parecido muy poco oportunas y muy inadecuadas, particularmente en un momento muy difícil. Entonces es natural que se vea así, tal vez hay una simpatía, es posible, pero aquí no ha habido ninguna intervención del gobierno. Nosotros vamos a ganar por convicción. Nosotros no inscribimos a gente falsamente, como pareció una nota de El Mostrador. Cuestiono a cualquier funcionario que teniendo una jerarquía quisiera presionar a un militante para que vote por A o B.

Fuente : La Tercera