Niño de 13 años fue torturado y asesinado por violación que no cometió

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Al menos 12 horas estuvo amarrado a una silla sujeto a golpes y torturas el niño de 13 años que el domingo fue asesinado por cuatro adultos en Temuco, acusado de una supuesta agresión sexual a una niña de 5 años. En la audiencia de formalización realizada esta mañana, además el fiscal Roberto Garrido confirmó que los exámenes realizados por el Servicio Médico Legal a la niña, confirmaron que no existía evidencia de una agresión sexual.

En la audiencia presidida por la magistrado Luz Mónica Arancibia, el fiscal Roberto Garrido entregó antecedentes escabrosos sobre la violencia aplicada en contra de la víctima.

Según el persecutor, se podría hablar de una sesión de tortura por cuanto el niño sufrió constantes agresiones mientras estuvo amarrado, para finalmente terminar siendo asfixiado por los padres de la niña con una bolsa de género y una almohada, según el relato de uno de los detenidos.

Los cuatro adultos Johana Mora Villagrán, Pablo Morales Correa, Abraham Bravo Palma y Víctor Chanqueo Mora fueron formalizados por el delito de homicidio calificado y quedaron con la medida cautelar de prisión preventiva por el periodo que dure la investigación, que es de seis meses.

Según precisó el fiscal Roberto Garrido al final de la audiencia, el niño de 13 años “estuvo atado en este lugar al cuidado de uno de ellos que no le prestó ningún tipo de ayuda. Fue golpeado reiteradamente, presenta varias lesiones, fracturas en su rostro, nosotros calificamos que puede ser comparable con la ejecución de torturas, finalmente lo que le causa la muerte es la asfixia que le provocan sus agresores”.

Sobre la participación de los adultos, Garrido dijo que todos lo hacen como autores “todos participan, uno facilita el lugar donde el niño es agredido, otros participan activamente en la agresión, finalmente el mecanismo de muerte lo aplican los padres pero hay una acción común, hay una voluntad común de agredir a este niño”

En cuanto a la acusación de violación que generó el brutal crimen en contra del niño, el fiscal Roberto Garrido explicó que “en cuanto al antecedente que surgió en la audiencia que está vinculado a este caso, es otra investigación que está a cargo de la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía de Temuco, en esta como diligencia se decretó el examen sexológico de la víctima y determinó que no presentaba lesiones a nivel genital que fueran compatibles con una violación, es una investigación que todavía está en curso”, sentenció.

El subprefecto de la Brigada de Homicidios de la PDI, Víctor Ruiz, confirmó que los cuatro detenidos se encuentran confesos. “De las declaraciones e inspección ocular se establece que hay un ocultamiento con la idea de hacer desaparecer el cuerpo durante las próximas horas… y no tuvieron tiempo para concretar el último plan que era desaparecer el cadáver”.

Sobre la víctima, el director subrogante del Servicio Nacional de Menores (Sename) de La Araucanía, Fernando Slater, explicó que el niño “estuvo de manera intermitente en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa, CREAD Alborada. Hemos dispuesto un equipo institucional para prestar apoyo a sus familiares, así como también en lo que implica las gestiones de sepultación” .

El menor de edad no estaba en el Sename cumpliendo una sanción, sino bajo una medida proteccional encargada por tribunales por vulneración de sus derechos como niño.

 

Soy Chile