Río Silala: Comienzan alegatos en La Haya por demanda de Chile contra Bolivia

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Las audiencias en la Corte Internacional se extenderán hasta el próximo jueves 14 de abril.

 

Desde este viernes 1 de abril comenzarán las audiencias en la Corte Internacional de La Haya por la demanda de Chile contra Bolivia por el uso de las aguas del río Silala, las cuales se extenderán hasta el próximo jueves 14 del mismo mes.

Desde La Haya, manifestaron que debido a la pandemia por covid-19, las jornadas se realizarán en formato híbrido, es decir, algunos miembros de la corte estarán de forma presencial, mientras que el otro grupo lo hará de forma telemática. 

La demanda de Chile contra Bolivia ante La Corte Internacional de la Haya por el uso de aguas del río Silala fue presentada en junio de 2016, durante el segundo mandato de la Presidenta Michelle Bachelet. 

En detalle, esta acción judicial se compone de seis tomos, en los cuales se presentan argumentos jurídicos y técnicos con el fin de convencer a los jueces de la Corte que el río Silala es un curso de agua internacional compartido tanto por Chile como por Bolivia.

El río en cuestión consta de 10 kilómetros de extensión, de los cuales cuatro están ubicados en Bolivia y los otros seis en Chile, y que cruza la frontera por medio de una quebrada.

La Subsecretaria de Relaciones Exteriores y Agente ante la Corte Internacional de Justicia, Ximena Fuentes, se refirió a las “particularidades” que tendrán estos alegatos. “Este caso tiene la particularidad de que ambas partes han presentado expertos científicos y ellos van a ser interrogados en presencia de la Corte”, señaló.

“Otra particularidad son los horarios en que se realizarán los alegatos y el modelo de presencialidad híbrida, por lo que solo estarán presentes en el Palacio de la Paz algunos jueces y abogados, y otros estarán conectados de forma remota, debido a los aforos por pandemia”, agregó.

En tanto, el presidente de Bolivia, Luis Arce, avisó a su homólogo de Chile, Gabriel Boric, de que no podrán restablecer las relaciones diplomáticas a menos que su país obtenga una salida al océano Pacífico.