Protestas en N.Y. por decisión de no acusar a policía blanco

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

La decisión de un jurado investigador de no procesar penalmente a un policía blanco que causó la muerte por asfixia a un hombre negro mientras trataba de arrestarlo por vender cigarrillos sueltos, desató protestas en las calles de Nueva York mientras los inconformes comparaban el caso con la muerte de un joven en Ferguson, Missouri.

Mientras crecían las manifestaciones el miércoles, el secretario de Justicia de Esyadops Unidos, Eric Holder, informó que las autoridades federales investigarán el incidente del 17 de julio donde murió Eric Garner, de 43 años. El hombre fue confrontado por el policía neoyorquino Daniel Pantaleo en Staten Island por sospecha de tratar de vender cigarrillos de manera ilegal.

Un transeúnte captó el incidente en video. En él se ve que Garner se resiste a ser arrestado y Pantaleo, en respuesta, lo sujeta por el cuello con su bastón policial, una técnica prohibida por ley. En el video se escucha a Garner gritando “¡No puedo respirar!”.

El miércoles temprano, un jurado investigador decidió que no se procesaría a Pantaleo. Los jurados consideraron varios cargos, desde homicidio hasta una ofensa menor como imprudencia, pero el fiscal de distrito de Staten Island, Daniel Donovan, dijo que los jurados “no encontraron causa razonable” para presentar cargos.

 

Manifestaciones

En la noche, los manifestantes se congregaron en Times Square, cerca de donde están la iluminación y el árbol de Navidad en el Rockefeller Center, con pancartas que tenían lemas como “Las vidas negras importan” y “Amigos blancos, despierten”. En el vecindario de Staten Island donde murió Garner, la gente reaccionó con indignación y coreaba “¡No puedo respirar!” y “¡Manos arriba, no asfixiar!”.

Gwen Carr, madre de Garner, dijo que la decisión del jurado “me partió en dos”.

En sus primeras declaraciones púbicas, Pantaleo dijo que reza por la familia de Garner y que esperaba aceptaran sus condolencias.

“Me convertí en policía para ayudar a las personas y proteger a aquellos que no pueden protegerse solos”, dijo en un comunicado. “Nunca fue mi intención dañar a nadie, me siento muy mal por la muerte del señor Garner”.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, canceló su participación en un acto para el encendido del árbol y se reunió con el padre de Garner y otros líderes comunitarios. En una iglesia en Staten Island dijo que “hay mucho dolor y frustración aquí esta tarde”, pero pidió que las protestas sean pacíficas.

Blasio dijo que habló con Holder y la fiscal federal Loretta Lynch, quien está nominada como sucesora del secretario de Justicia, y que se le informó sobre la investigación federal del fallecimiento de Garner. Esta pesquisa buscará posibles violaciones a los derechos civiles en la muerte de Garner.

Tras conocer el fallo, el abogado de la familia de Garner, Jonathon Moore, dijo que quedó “asombrado por esta decisión”.

“Una gran diferencia y que creo que facilitará las investigaciones es la existencia de un video”, dijo William Yeomans, ex funcionario del Departamento de Justicia en derechos civiles.

Agregó que aunque no conoce todos los detalles del caso, argumentar defensa propia difícilmente suena razonable para justificar la muerte de Garner.

“(Garner) estaba indefenso y en el video se le escucha decir varias veces que no podía respirar. Claramente no tenía ningún tipo de postura amenazante”, dijo Yeomans.

 

Preocupación de Obama

El presidente de Estadops Unidos, Barack Obama, reafirmó la noche del miércoles su compromiso con la mejora de la relación entre la policía y las minorías del país.

Obama señaló que el suceso evoca “grandes asuntos de los que hemos hablado durante la última semana, el último mes, el último año y, tristemente, desde hace décadas”.

“Y eso es la inquietud de demasiadas comunidades de minorías de que las fuerzas del orden no lidian con ellos de una manera justa”, subrayó el presidente.

“Este es un problema estadounidense cuando alguien de este país no es tratado con igualdad ante la ley. Es un problema y, como presidente, es mi trabajo ayudar a resolverlo”, indicó Obama en un discurso ante la Conferencia Anual de Tribus Nativas.

“No estoy interesado en palabras -aseveró-, estoy interesado en acciones. Y estoy absolutamente comprometido, como presidente de Estados Unidos, a garantizar que tenemos un país en el que todo el mundo cree en el principio fundamental de que somos iguales ante la ley”.

Obama hizo esos comentarios dos días después de anunciar una serie de medidas para combatir la “creciente desconfianza” entre los departamentos de policía locales y las comunidades, especialmente las minorías, algo que consideró “un problema nacional”.