Colegio de Caldera realizo simulacro de tsunami

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Lograron tiempo de evacuación cercano a los 10 minutos.

 

Cerca de 1400 personas, entre estudiantes, docentes, administrativos, auxiliares y apoderados participaron en el primer simulacro escolar de terremoto y tsunami, realizado por el colegio Parroquial Padre Negro. Este ejercicio, que forman parte de la planificación anual de seguridad por parte del colegio, movilizó de manera coordinada a los alumnos de Prebásica y básica del sector de calle Paipote y también a los alumnos de enseñanza básica y media del sector de calle El Salvador. La alarma se dio a conocer a las 10:30 horas, mientras los alumnos estaban en plena clase y otros realizaban educación física, mientras los administrativos y auxiliares desarrollaban sus labores habituales, la comunidad educativa se juntó en sus respectivas zonas de seguridad, para luego evacuar el colegio.

José Hernández, director del colegio Parroquial Padre Negro, señaló “Este ejercicio se ha avisado con tiempo, es un simulacro y hemos logrado llegar a la zona de seguridad en 10 minutos, logramos mover acerca de mil alumnos, mas de cien funcionarios y apoderados, creo que por mientras este simulacro está muy bien, pero hay cosas que mejorar como la coordinación, algunos alumnos corrían en el trayecto, solo queremos que caminen mientras se trasladan a la zona de seguridad, todo este tipo de cosas debemos mejorar el bienestar de la vida de todos nosotros y eso es que nuestros alumnos y apoderados deben entender, además nuestros apoderados deben saber que antes de salir del colegio se revisan todas las salas para tener certeza que todos han evacuado”.

Por su parte, Marco González, encargado Unidad de Protección Civil y Emergencias, quien estuvo desde un principio supervisando este simulacro, manifestó “Desde algunos días hemos coordinado con la oficina de emergencia del colegio Parroquial Padre Negro este ejercicio de preparación ante un evento de terremoto y tsunami, involucrando a cerca de 1400 personas, las primeras evaluaciones indican que ha sido un éxito con un promedio de 10 minutos en la evacuación hasta el punto de encuentro, esto es muy valioso para la medición de los tiempos para algún evento real que podamos tener, el colegio en sus dos sectores se encuentran bajo la cota 30 y con esto verificamos que la población escolar está preparada, junto con los docentes y asistentes de la educación”.

Este simulacro tuvo como objetivo evaluar la reacción del establecimiento en ambos sectores ante una posible emergencia y para también dilucidar las potenciales falencias a mejorar en cada colegio, ya sean accesos no 100% aptos o implementos necesarios con los que se debe contar en caso de catástrofe. Tras la evaluación preliminar, los encargados de emergencias analizarán los reportes recabados por los evaluadores que estuvieron en terreno durante el simulacro, para determinar las lecciones aprendidas y desarrollar los planes de mejora.

 

Escrito por:  Pedro Martínez – Caldera