Dos nuevos especialistas arriban al Hospital Regional para potenciar servicio de Urgencia y Cirugía.

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Felices de estar en Atacama manifestaron estar los dos nuevos médicos cirujanos que arribaron al Hospital Regional de Copiapó. Ambos ya habían trabajado en el centro asistencial y realizaron su especialidad en la misma casa de estudios, la Universidad de Santiago.

Uno de ellos, Juan Pablo Barros, se desempeñará en cirugía de tórax. El otro, Dr. Fabián Hernández, en cirugía digestiva. Ambos ya están apoyando el equipo de cirugía, disminuyendo las listas de espera y, a la vez, en Urgencias, una realidad que tiene muy conforme al jefe de Cirugía del HRC, Jaime Emmers.

“Son un excelente aporte para nuestro servicio, por dos puntos de vista: hay más gente para operar en cirugía, y en el servicio de urgencia donde hacía falta gente. Hoy Cirugía y Urgencias están con el staff completo y, además, han traído conocimientos nuevos, vienen con conocimientos de última hora”, se explayó.

Oriundo de Santiago, el cirujano Juan Pablo Barros dijo haber extrañado Copiapó, la ciudad que conoció cuando vino a desempeñarse como médico general en 2008: “Un amigo me dijo que estaba la oportunidad de trabajar tres años como médico general. Y que luego el Servicio de Salud Atacama me mandaba a hacer la beca en cirugía. Si estaba esa posibilidad, y además con sueldo. Yo pude estudiar tranquilo. Y acá lo que más me gustó fue el ambiente, el clima, las playas, las dunas, los jeep”, dijo entusiasta con su retorno a la región, luego de tres años en el Hospital San José, donde realizó su beca.

El profesional dijo que tenía ganas de volver, que incluso le ofrecieron quedarse en Santiago, donde vive su familia, “pero mi ética y mi compromiso con Copiapó fueron más fuertes”.

Junto a él, el Dr. Hernández, dijo sentirse de un modo similar. Él es de Temuco, estudió Medicina en la Universidad de la Frontera, y trabajó durante siete años en urgencias del HRC, hasta que se fue a la Universidad de Santiago, a especializar como cirujano.
“Me vine por primera vez porque había más oferta de trabajo en Urgencias. Y escogí cirugía, porque es más adrenalina, hay que tomar resoluciones rápidas y a corto plazo uno ve mayores frutos; son pacientes que rara vez son crónicos, se someten a una cirugía y se dan de alta”, contó apasionado, el especialista, que dice estar feliz de volver.

A pesar de tener a sus padres en Temuco, en Copiapó está su hija, el mayor motivo para quedarse en la ciudad. “He vivido en varias regiones. Acá hay muchas cosas buenas, pero esperaré a que terminen los seis años de devolución de la beca para evaluar qué hacer”, dijo.

Por el momento, dijo sentirse bien con su regreso, y aspira a seguir especializándose en el campo de las cirugías metabólicas: “Me gusta la cirugía digestiva: hígado, colon, vesículas. Como meta me gustaría me gustaría dedicarme a cirugías metabólicas, bariátricas, de la obesidad. Hacia allá van las enfermedades y patologías, por el aumento de la gente obesa en chile”, manifestó.
Ambos coincidieron en que el mejor cambio entre su ida y el regreso es la nueva torre de hospitalización del Hospital, que consideran “espectacular”, aunque reconocen que el “cuello de botella” de falta de anestesiólogos a nivel país y en Atacama frena el potencial número de cirugías que podrían realizar.