Funcionarios del Servicio de Salud Atacama organizan campaña para ayudar a más de 50 familias damnificadas del sector salud de Valparaíso

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

“Salud Ayuda a Salud” ese el slogan de la campaña que inició el Servicio de Salud de Atacama y los 5 hospitales de la región de Atacama, que busca movilizar los esfuerzos de cada funcionario de la red asistencial para ayudar a las más de 50 personas que trabajan en la salud pública de Valparaíso, que sufrieron la pérdida total de sus bienes e inmuebles en el voraz incendio que afectó este fin de semana a los cerros porteños.

Las cooperaciones ya comenzaron a llegar. En la dirección del Servicio de Salud Atacama, las Unidades de Control y Gestión, Estadística, Bienestar y Comunicaciones entregaron la ayuda respectiva de cada unidad para paliar en lo inmediato algunas de las necesidades más urgentes.

Ariens Miranda, uno de los asesores del Departamento de Control y encargado de comprar los insumos de su unidad, indicó que su unidad, además de artículos de aseo, entregó pañales para adultos y para niños.

El llamado sigue siendo a la Red de Salud atacameña para apoyar a los funcionarios de Valparaíso, algunos de los cuales además de perder sus viviendas también perdieron el lugar de trabajo; el centro de Salud Familiar (CESFAM) de Cerro lo Cañas fue destruido en su totalidad por la llamas del incendio de este fin de semana.

Los insumos se están recibiendo en las oficinas de Bienestar de los distintos centros de salud, para luego ser transportados hasta la región de Valparaíso, por un compromiso adquirido por la Gobernación de Copiapó.

Considerando que la campaña apunta a entregar ayuda con artículos de urgencia para subsanar las necesidades inmediatas delos funcionarios de Salud, se solicita hacer llegar esta ayuda a la Dirección del SSA a más tardar este jueves 17 de abril.
La campaña “Salud ayuda a Salud” solicita los siguientes elementos a los funcionarios: Pañales de niño y adulto, ropa de cama. Artículos de aseo (pasta dental, cepillos de dientes, shampoo, jabón, toallas higiénicas). Azúcar, leche, té, café.

Esta campaña es sólo la primera etapa de un proceso que busca ir en ayuda de los funcionarios que están damnificados producto del siniestro de la ciudad porteña.