Inauguran placa y jardín en memoria de estudiantes de Derecho Liz Maggi y Mauricio Zepeda (Q.E.P.D.)

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Una placa conmemorativa y un hermoso jardín elaborados en recuerdo de los estudiantes de Derecho Liz Maggi Achu y Mauricio Zepeda García (Q.E.P.D.), fueron presentados a la comunidad universitaria en una emotiva jornada efectuada en el sector de la ágora de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Atacama.

Ambos estudiantes resultaron fallecidos en el mes de mayo de 2013 producto de un accidente de tránsito ocurrido en las cercanías de Tierra Amarilla, dejando tras de sí el cariño y el recuerdo de sus familiares, compañeros y amigos, quienes junto a la comunidad administrativa y docente de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, rindieron homenaje a su memoria con estos hitos que ahora forman parte de las dependencias universitarias.

“Lizz y Mauricio fueron dos alumnos que se matricularon el año pasado en la carrera de Derecho y en el mes de mayo fallecieron en un accidente en un colectivo de Tierra Amarilla. Para nosotros fue un tremendo impacto, algo muy doloroso porque además los que tenemos hijos entendemos el dolor de sus padres. Lo hermoso fue que su misma comunidad, su curso con la profesora Priscila Machado y las secretarias de la Facultad quienes pensaron en la idea de dejar un recuerdo de ellos” expresó el Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, Mario Maturana Claro.

Por su parte, la Académica Priscila Machado Martin, quien fuese Tutora de Cohorte de ambos alumnos, manifestó su sentir y agradecimiento ante la iniciativa llevada adelante por la comunidad estudiantil. “Esta placa fue idea de los alumnos junto con la Decanatura para hacer memoria de estos jóvenes, que junto con ser estudiantes nuestros, tenían un alto rendimiento académico -con nota siete en su promedio general y un cien por ciento de asistencias-. Perder dos alumnos con esas características de responsabilidad y excelencia, nos hace recordarles especialmente”, indicó la profesora.

Los padres y familiares de Lizz y Mauricio fueron invitados especiales al homenaje, para compartir su sentir con la comunidad universitaria. De este modo, Roger Zepeda, padre de Mauricio, expresó que “como familia nos sentimos muy agradecidos de la universidad, porque desde que ocurrió esta situación tan dramática nos sentimos apoyados, y esto se ve coronado con este gesto que tuvo la facultad y los compañeros de construir este lugar, el que va a ser un lugar de reflexión para que la memoria de nuestro hijo – y también de Liz-, perdure”.