Mas de 800 alumnos de la comuna visitaron el circuito de la chilenidad del municipio de copiapo.

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Por tercer año consecutivo, la Dirección de Educación de la Ilustre Municipalidad de Copiapó realizó el tradicional «Circuito de la Chilenidad», iniciativa que permitió a más de 800 alumnos y alumnas de escuelas municipales, particulares y particulares subvencionados de la comuna, disfrutar de una jornada recreativa y escolar relativa al rescate de nuestras tradiciones patrias y otros bienes culturales tradicionales. Todo esto, en el marco del mes de la patria.

«Se trata de una forma de complementar el curriculum escolar, especialmente con miras a este mes, y dado que ya desde el mes de agosto las unidades educativas comienzan a impartir temáticas relacionadas con el mes patrio en todas las escuelas», indicó Mauricio Morales,  coordinador de educación extraescolar de la Dirección de Educación Municipal, quien comentó además algunos de los contenidos de esta experiencia enriquecedora e interactiva: «tuvimos un volantinero, un chinchinero, personajes típicos, una señora que teje con telar, entre muchos otros, todo lo cual cumple la doble función de enseñar a los niños, pero también el mantener, rescatar y preservar estas actividades tradicionales que se han ido perdiendo con el tiempo».
En cada una de sus diez estaciones temáticas, participaron paralelamente alrededor de 40 niños y niñas, quienes luego de una señal, debieron cambiar de puesto, en una rotación que les permitió gozar de las diversas temáticas que el circuito tenía para ofrecer.
«La experiencia cuenta con dos circuitos completos, y solamente en un primer circuito participan alrededor de 400 alumnos de colegios particulares y particulares subvencionados de la comuna. Luego, en un segundo turno, participan 400 niños más que corresponden a nuestras escuelas municipales. Así, al final del recorrido, los 800 niños reciben de regalo un trompo, que es una forma de poder contribuir a que nuestros niños y niñas dejen un poco el televisor, y los videojuegos, y que con este regalo lleguen a su escuela o a su población a jugar con el trompo que es una actividad que pareciera estar en desuso. Nuestra misión, junto con el ámbito educativo, es contribuir al rescate de todas estas tradiciones», aseguró Mauricio Morales.
Por su parte, Magaly Milla, Concejala de la comuna de Copiapó, presente en el evento, indicó que «este Circuito de la Chilenidad es una de las actividades más importantes en estas fechas en que estamos próximos a la celebración de las fiestas patrias. Según mi opinión es una de las maneras más eficaces de que el alumno pueda interiorizarse, pueda aprender nuestras raíces, viendo, observando y tocando, de modo tal que todos estos aprendizajes van quedando rápidamente en la memoria del niño, constituyendo una forma de educación más cercana», concluyó.
Participantes del circuito agradecen la iniciativa
Alex Cortés es docente de la Escuela Marta Colvin de Copiapó. Para él esta iniciativa «me parece súper buena, sobre todo para poder rescatar lo que son nuestros juegos y bailes tradicionales, nuestra historia, nuestro patrimonio. Esto se viene haciendo desde el año pasado por parte del extraescolar municipal, y yo felicito al equipo de la Dirección de Educación Municipal que lo han hecho perfecto. Los niños lo pasan muy bien, se instruyen en lo que es nuestra cultura, en lo que es el volantín, lo que son los trajes típicos, el telar, la paya, los instrumentos musicales como la guitarra o el guitarrón, y nuestros personajes tradicionales como el chinchinero. Felicito a la Municipalidad, al alcalde, que hacen esta gestión para mantener nuestras raíces, y su vigencia entre nuestros estudiantes».
Opinión similar tuvo Gloria Godoy, profesora de la Escuela Bruno Zavala, quien aseguró que «es segunda vez que vengo con los chicos, y me parece excelente que se muestre esto, pues son costumbres y tradiciones de nuestro país. Generalmente lo que más le llama la atención a los niños es el oficio del chinchinero, y la construcción del volantín. Yo pienso que no solamente en la escuela se debe aprender, y en tal sentido, ojalá estas iniciativas se llevaran a cabo por más tiempo, no solamente en septiembre».
Por su parte, la alumna de cuarto año básico de la escuela Bruno Zavala, Catalina Robles, indicó que «esta actividad me parece muy linda, porque es de nuestro país, y lo que más me llama la atención es el rodeo, porque se trabaja con animales». En tanto, Ángelo Nuñez, alumno de cuarto año básico de la escuela Bruno Zavala, señaló que «lo que más me gustó es todo lo que tiene que ver con el trompo, y una película que vimos sobre las leyendas de nuestro Chile. Hemos visto cosas sobre el rodeo, y también un libro que tiene que ver con los caballos. Está todo muy bien», finalizó.