Mujeres rurales de Freirina potencian soberanía alimentaria con producción de leche y queso de cabra

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

 

Apoyadas por INDAP y Prodemu desde hace 3 años trabajan el rubro y sus integrantes fueron beneficiadas con recursos de emergencia del Programa Siembra por Chile.

 

Tatakisus, o queso de los antepasados en lengua Diaguita, es el nombre de un grupo de mujeres rurales en Tatara comuna Freirina que vienen trabajando hace algunos años la crianza de cabras y los subproductos que se obtienen de ellas. Por medio del programa de capacitación de mujeres campesinas del Instituto de Desarrollo Agropecuario INDAP y Fundación Prodemu el grupo espera seguir contribuyendo a cultivar tradiciones e historia y también poder innovar en el manejo caprino para potenciar la soberanía alimentaria en su territorio.

Las integrantes de Tatakisus fueron además beneficiadas esta semana con recursos de emergencia del Programa Siembra por Chile a través de INDAP por causa del déficit hídrico, los que fueron entregados en el predio que maneja la agrupación por profesionales de la agencia de Área de Vallenar.

Hortencia Lemus, vocera de la agrupación junto con agradecer la entrega de los recursos destaca la visión que tiene Tatakisus respecto de la alimentación y soberanía alimentaria. «Hemos generado desde hace años una labor muy linda que destaca el aporte que tiene la leche de cabra en la alimentación de los niños con sus propiedades nutricionales, en donde además se releva el conjunto de tradiciones e historia en torno al manejo del ganado y lo que de ellas podemos obtener como sub productos. El oficio tradicional que tiene la crianza de cabras es muy importante como modo de vida, como costumbre, y como agrupación queremos ponerlo en valor a la comunidad. La economía local que se genera a partir de la producción de leche, queso y otros subproductos es otro aspecto importante porque no se desaprovecha nada del animal, con lo cual estamos generando una economía circular que impacta positivamente en los hogares de las familias crianceras».

Agrega «sabemos que en el mundo y en Chile hay problemas de alimentación que impacta negativamente en la soberanía y seguridad alimentaria, y por tanto como mujeres rurales queremos visibilizar aún más este trabajo. Hoy día estamos innovando en la producción forraje hidropónico con inversiones recibidas de INDAP y Prodemu trabajando en una sala de procesos con resolución sanitaria que se encuentra en su última etapa y poder vender alimentos inocuos, con identidad y con valor».