SSA genera estrategias para reducir el 9,9 por ciento niños con obesidad en Atacama.

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Hace décadas uno de los principales problemas de salud en los niños chilenos era la desnutrición por falta de alimento. Hoy, el problema es la malnutrición por exceso, que amenaza con convertirlos en adultos poco sanos y con una mala calidad de vida, debido a enfermedades crónicas asociadas a la alimentación, como diabetes o hipertensión.

Por eso el Ministerio de Salud realizó un estudio en los menores de seis años que se controlan en la red asistencial, el cual reveló que en nuestra Región de Atacama el 9,9 por ciento de los menores sufre de obesidad, una cifra por debajo de la media nacional que llegó al 10,43 por ciento.

El referente del Servicio de Salud Atacama y nutricionista, Carlos Báez, agregó que “en Atacama debiéramos llegar a un índice de 9,4 por ciento. Esa pequeña brecha es importante. Además, no estamos contando a los niños con sobrepeso. A nivel nacional la cifra podría sobrepasar el 35 por ciento de los menores de edad con sobrepeso y obesidad”, dijo el especialista.

Dentro de las medidas implementadas a través del Servicio de Salud Atacama se encuentran el control integral en la Atención Primaria de Salud (APS), a los cinco meses y tres años y medio de vida, para manejar la alimentación. Pero además, campañas de fomento a la lactancia materna exclusiva en los neonatos. “Está comprobado el vínculo entre la obesidad y la lactancia materna. Hay un factor protector contra la obesidad en menores de edad, además de una serie de beneficios en contra de las enfermedades cardiovasculares”, agregó.

¿Qué hacer?
Seguir las indicaciones de los profesionales de la salud es clave para manejar el sobrepeso u obesidad de un menor de edad. Pero también incorporar cambios a nivel familiar, comentó Báez: “No puedo decirle a un niño que coma sano, frutas y verduras, si llega a su casa y ve a su papá ingiriendo grandes dosis de azúcares y grasas, eso es un mensaje contradictorio”, explicó.
Subrayó además que la primera comida es esencial en los menores de edad: “Si un menor de seis meses con lactancia materna exclusiva tiene sobrepeso, no hay que hacer nada. Pero es vital que las primeras comidas no tengan sal o azúcar, no es necesario, porque las frutas y verduras ya la tienen”.

El estudio también reveló que las regiones del norte del país tienen los indicadores de obesidad más bajos en los menores de edad. Antofagasta, por ejemplo tiene un 8,4 por ciento, siendo la zona con menor prevalencia. Por el contrario, la región con mayor tasa de niños obesos es Aysén, con un 15,54 por ciento, seguida de Chiloé, con 13,24 por ciento.