Tabaré asume presidencia con educación como reto

COMPARTE ESTA NOTICIA EN:

Uruguay tuvo un domingo marcado por la política, despidiendo a uno de los presidentes más carismáticos en su historia, José Mujica, y dando la bienvenida a Tabaré Vázquez, quien jura el cargo por segunda vez (ya lo había hecho en 2005).

La continuidad del izquierdista Frente Amplio en el poder significa mantener políticas que significaron avances a nivel social, agrario y medioambiental, pero advierte de retos frente al precario sistema educativo, la inseguridad y el déficit fiscal del país.

Vázquez, reconocido oncólogo de 75 años, con estilo ponderado, aseguró que Mujica será “un punto de referencia de primer orden” y su objetivo en este sentido es continuar con las políticas sociales que permitieron reducir la pobreza y la indigencia a sus menores cifras en la historia. El nuevo mandatario comparó además los lineamientos del Frente Amplio con lo que buscaba el prócer José Gervasio Artigas hace 200 años, con su frase “los más infelices sean los más privilegiados”.

“Estos valores serán los referentes axiológicos que inspirarán y animarán las políticas y medidas concretas que desde nuestro gobierno impulsaremos”, afirmó.

En cualquier caso, fue precavido en cuanto a los retos que debe asumir el Ejecutivo de cara a estos 5 años de mandato que se avecinan, y puso especial atención al tema educativo, siguiendo las ideas de Artigas: “debemos proponer, analizar y discutir juntos sobre los distintos caminos para lograr la mejor educación pública, salud de igual calidad para todos o una vivienda digna para los habitantes. No debemos ni queremos cuestionar la matriz de valores que surgen del jefe de los orientales”.

Desafíos de la gestión

Como un mensaje que habla de la dificultad que enfrenta Vázquez en su periodo que inicia, aún con los logros del saliente Mujica, el ahora expresidente dijo a los medios locales tras el acto que “el pueblo uruguayo tiene que hacer todo lo posible por ayudar a un gobierno que arranca. Darle toda la fuerza que pueda porque si le va bien, mejor le va a ir al país”.

Los retos son muchos, pero resultarán prioridades, tal como coinciden expertos e incluso políticos del Frente Amplio, reducir un déficit fiscal del 3,3 por ciento del PIB y una inflación del 10 por ciento, mejorar un sistema educativo deteriorado, fomentar una infraestructura que en muchos casos se queda corta y enfrentar cifras crecientes de inseguridad que desde ya preocupan a uno de los países más seguros de la región.

“El presidente tiene por delante un gobierno mucho más complicado del que tuvo diez años atrás, cuando asumió por primera vez”, dijo a EFE el analista políticoJuan Carlos Doyenart. “Se va a enfrentar con los problemas que se encontró Mujica y que no pudo resolver”, agregó.

“Hoy Vázquez se encuentra una economía que se enfrió, un contexto internacional donde los precios han bajado, donde ya no es tan fácil conseguir mercado; una sociedad que se acostumbró al buen pasar y un sindicalismo muy fuerte, con gran capacidad de presión y demanda. Tiene un desafío”, recalcó.

Consultado por EL COLOMBIANO, Yerú Pardiñas, diputado y secretario general del Partido Socialista, quien dirigió el Instituto Nacional de Colonización en el primer mandato de Tabaré Vázquez, coincidió con Doyenart.

“Hay una gran expectativa en nuestra fuerza política por lo que serán estos nuevos años de gobierno. Pero es claro que el enfoque ahora será enfrentar esos retos, primordialmente el de mejorar la calidad de la educación mediante un enfoque social muy similar al implementado por Mujica en otros campos”, dijo.

“Confiamos en que a través de la coordinación de distintas áreas y el liderazgo de Vázquez podamos solucionar estas cuestiones, pero a la vez darle sostenibilidad a los avances de años anteriores”, concluy.ó

Tabaré Vázquez, juró el cargo por segunda vez. FOTO AFP